Habilidades Blandas, ¿qué son y por qué hay tanta demanda?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Teniendo en cuenta la gran competencia que hay en el ámbito profesional, existen ciertas habilidades que podrían elevar las posibilidades del aspirante a conseguir el puesto deseado, o a conseguir un ascenso. También resultan fundamentales para establecer nuevas relaciones comerciales o mantener las que ya se tienen.

En el mundo en el que vivimos es crucial estar preparado ante cualquier nuevo escenario que se pueda manifestar. Hemos aprendido a las malas que no basta con poseer unos elevados conocimientos técnicos, sino que también debemos trabajar las soft skills, también conocidas como habilidades blandas.

¿Qué son las habilidades blandas y cuál es su importancia?

Podemos definir las habilidades blandas como aquellas capacidades que se relacionan con la forma que tiene el hombre para interactuar con el resto de individuos. Esto explica la vinculación existente entre ellas y los rasgos personales de cada uno de nosotros, así cómo con nuestros atributos personales.

Lo cierto es que tenerlas no influirá en la manera en la que llevemos a cabo una determinada tarea a nivel técnico, pero si afectará a la forma en la que podemos integrarnos en diferentes ambientes profesionales. Desarrollar las habilidades blandas fomenta la cooperación, el trabajo en el equipo y eleva el rendimiento global.

Las habilidades blandas más demandadas

Para que puedas conocer con más exactitud la importancia de las habilidades blandas, vamos a detallar algunas de las que más demandan tienen en estos momentos.

1.    Liderazgo

Ser un buen líder no es nada sencillo. A diferencia de lo que muchos creen, no significa saber dar instrucciones, sino que se requieren muchas más habilidades.

Un buen líder debe encontrar la motivación de su equipo y estudiar a cada uno de los miembros para así identificar sus habilidades y determinar cómo potenciarlas.

2.    Comunicación

En cualquier equipo se necesita fomentar una buena comunicación. Cada persona debe ser capaz de dar a conocer sus ideas y saber cómo aceptar las de sus colaboradores.

En el momento en el que falla la comunicación, el equipo empezará a romperse.

3.    Trabajo en equipo

Otra habilidad blanda que exigen mucho los entrevistadores en los procesos de selección de personal es la capacidad del aspirante para poder trabajar en equipo. 

Un equipo es un conjunto de personas que tienen un objetivo en común; en el momento en el que se logra el objetivo, todos los integrantes lo habrán conseguido. Si los miembros del equipo no trabajan en grupo, si van todos por su cuenta, será muy complicado que se logre el objetivo.

Habilidades blandes para los líderes

4.    Planificación

También es crucial que se sepa como planificar todas las tareas pendientes y que se organicen siguiendo determinados criterios (por ejemplo, que se clasifiquen en base a su prioridad). 

Se busca esta habilidad blanda porque permite que el equipo pueda cumplir con los objetivos en el plazo estipulado, evitando que se produzca cualquier retraso.

5.    Adaptación

También se busca que los colaboradores tengan una cierta capacidad de adaptación, que sean flexibles para adaptarse a los cambios que se puedan producir en cualquier momento. Al mismo tiempo, tendrán que se capaces de organizarse y rendir, aunque la situación pueda ser extrema.

6.    Habilidades de negociación

La negociación es una habilidad blanda muy valorada que consiste en llegar a un acuerdo con 2 o más partes. Aquellos que la dominan entienden que existen diferentes alternativas o puntos en común a los que se puede llegar para que ambas partes se beneficien.

7.    Saber tomar decisiones

Todos tomamos decisiones en nuestro día a día, tanto en el ámbito personal, como en profesional.

Las empresas buscan empleados que ayuden a solucionar problemas, que sean justos para tomar la decisión más adecuada en las diferentes situaciones, aunque estas sean difíciles.

¿Cuál es la diferencia entre una habilidad dura y una habilidad blanda?

Las habilidades duras (también conocidas como hard skills) hablan de aquellos conocimientos que hemos adquirido a lo largo de nuestras vidas, y que son cuantificables: por ejemplo, podríamos estar hablando del título de nuestra carrera universitaria, del máster o postgrado, de una formación que hemos hecho en la empresa. La forma de validarlas es mediante una certificación que se obtiene si hemos concluido el curso con éxito.

Habilidades para los profesionales.

La principal diferencia entre las habilidades duras y blandas la encontramos en la inteligencia emocional y en la forma en la que nos relacionados con otras personas. 

No existen carreras que enseñen a los estudiantes a potenciar su comunicación o a mejorar su empatía. Por ello, las habilidades blandas son más complicadas de medir, y resultan tan interesantes para la empresa del momento.

Las habilidades blandas te ayudan a mejorar tu capacidad para relacionarte con tus compañeros, con el entrevistador, a optar a un ascenso o a mejorar la productividad en cualquier tarea.

Haber desarrollado correctamente los 2 tipos de habilidades nos permiten desarrollar tareas más concretas con mayor grado de éxito.

¿Cómo desarrollar las habilidades blandas?

Para desarrollar estas habilidades necesitamos 3 cosas:

  • Tiempo: tanto las habilidades blandas, como las duras, necesitan de tiempo para ser desarrolladas.
  • Experiencia: la experiencia tan solo se conseguirá con tiempo y equivocándonos una y otra vez.
  • Coste: podemos estar hablando de un coste económico (por ejemplo, si hacemos un curso de inteligencia emocional), de un cambio de vida, de una inversión de tiempo.

Para desarrollar las habilidades blandas tenemos que empezar por adquirir consciencia. Es importante hacer un ejercicio de investigación interna y autocrítica: la idea es que puedas ver tu forma de comportarte en las diferentes áreas de tu vida, y la manera en la que te relacionas con los demás. Una vez lo hagas, puedes plantearte estas preguntas:

  • ¿La forma que tienes para comunicarte es eficiente?
  • ¿Tienes habilidades para trabajar en equipo?
  • ¿Eres empático/a? ¿Te preocupas por lo que pueden sentir los demás?

Estas 3 preguntas resultan claves. Con la información de las mismas, podrás ponerte manos a la obra.

Si quieres conseguir el trabajo de tus sueños, un ascenso, o simplemente ser mejor persona, empieza ya mismo a desarrollar tus habilidades blandas.


Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!