Xavier Santigosa: «todos podemos ser un influencer»

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

En esta entrevista, Xavier Santigosa nos desvela las claves de su libro El influencer que llevamos dentro, de la editorial Marcombo. También nos habla de un gimnasio muy especial para entrenar algunas habilidades claves en el ámbito profesional.

¿Cómo surge la idea de escribir El influencer que llevamos dentro?

Xavier  Santigosa, autor de El influencer que llevamos dentro.

Surge de las propias peticiones de desarrollo de habilidades de las empresas. En Gym of Skills nos dedicamos al entrenamiento de habilidades interpersonales en el ámbito profesional: comercial, comunicación y liderazgo/influencia. A menudo las empresas nos pedían cómo podíamos ayudar a esas personas que sin tener un equipo a cargo ni un proyecto transversal claro deben tener un impacto en su entorno.

No se trataba exactamente de liderazgo, ni de gestión de equipos, ni de capacidad de persuasión…era un poco de todo y nada de eso. Ahí me surgió la idea de que lo que necesitaban entrenar era su influencia en su entorno, como precursora de todo lo demás. Y el concepto encajó y se entendió a la primera: “¡Exactamente! Eso es”. Cuando varias personas dedicadas al talento y las personas en la empresa te dicen esto es que el camino es ese.

Por otro lado, siempre me ha llamado mucho la atención el fenómeno influencer en las redes sociales. De modo que he hecho un trabajo de investigación para tratar de entender qué hay detrás de ese tipo de influencia, que existe y es patente. A través de observación, entrevistas y análisis he llegado a mis propias conclusiones sobre qué resortes de la influencia en las redes se pueden aplicar también fuera de las mismas.

¿Qué mensaje quieres trasladar a los lectores?

Que TODOS, absolutamente TODOS podemos desarrollar nuestra capacidad de influencia en nuestro entorno, ya sea digital o en el tú a tú personal. Lo curioso es que la influencia es algo que normalmente ocurre en el plano inconsciente. Es decir, uno no es consciente de que está influyendo. El secreto, pues, está en adquirir conciencia de esta capacidad y entender cuál es el “arma” de influencia de cada uno (porque cada uno tiene la suya), para entonces ejercerla voluntaria y positivamente.

¿Qué es para ti la influencia?

La defino como la capacidad de conseguir que otras personas modelen opiniones y comportamientos porque [email protected] quieren hacerlo. La influencia normalmente tiene como consecuencia la vinculación entre el influencer y el influenced. Es decir, se trata de provocar cambio en las otras personas, de transformarles de alguna manera, pero porque ellos quieren hacerlo, no manipulando.

Por último, muy importante decir que la influencia te la atribuyen los demás, los influenceds.Querer influir no basta. Es condición necesaria pero no suficiente.

En el libro introduces el Método Gym of Influence, ¿en qué consiste?

Enseñando el método Gym of Influence.

Se trata de un método para adquirir conciencia y trabajar la capacidad personal de influencia. Básicamente se trata de entender que la influencia se desarrolla en cuatro niveles: instrumental, racional, experiencial y esencial. Cada persona es susceptible de ser influenciada a través de uno de los cuatro niveles para cada cuestión concreta. Me explico: a mi me pueden influir por lo instrumental para decidir qué coche comprar sin embargo deberán acudir a lo experiencial si me quieren influir sobre algo relativo a la música, una de mis pasiones.

Cada nivel tiene sus herramientas, que hemos desgranado en el libro a modo de “caja de herramientas”.

El nombre del método viene del de nuestra empresa, Gym of Skills. A nosotros nos gusta la metáfora del gimnasio para trabajar las habilidades interpersonales, ya que somos fervientes defensores de la idea de que todo se puede entrenar, como dijo Toni Nadal. Todos tenemos todas las capacidades, solo que algunas están bloqueadas o atrofiadas por no utilizarlas. Se trata, pues, de desbloquearnos y de entrenar.

Herramientas para ser influencer

¿Qué herramienta de influencia es para ti la más poderosa?

Uffff, en el libro mostramos muchas. Pero si tuviera que rescatar una diría que la definición del propio valor que aportamos a los demás. Sin valor no hay influencia, ya que esta nos la otorgan precisamente quienes aprecian en nosotros un valor. El secreto está en entender bien qué significa valor para cada colectivo de personas. Uno no influye por su cara bonita (aunque muchos lo intenten…con escaso éxito) , sino que hay algo más. Hay algo en lo que hacemos, decimos, pensamos y transmitimos que aporta valor a otras personas. Si lo descubrimos, lo definimos y lo potenciamos, entonces se puede producir la influencia.

Liderazgo e influencia…¿Dónde está la diferencia?

La influencia es precursora del liderazgo,

La influencia es precursora del liderazgo, en mi opinión. Para ser Jefe debes tener un organigrama que atestigüe que lo eres.

Para ser Líder debes tener un proyecto (formal o informal) que liderar. Para ser influencersolo debes querer serlo y ser consciente de tus armas personales.

Los directivos/as y profesionales C-Level …¿cómo pueden o deberían influir hoy?

Como dice uno de los 4 prologuistas del libro, que son amigos míos que han llegado a posiciones de Dirección General en compañías muy importantes: “La jerarquía ha muerto, ¡Viva la influencia!”.

La influencia es el liderazgo del día a día, silencioso y ejercido desde la humildad, la credibilidad, la vulnerabilidad y la autenticidad. Así es como veo yo que debe ser la influencia de estos perfiles en su entorno profesional.

Más con la irrupción de perfiles millenial y Z, y más aún con lo que estamos descubriendo en esta crisis en términos laborales.

Covid-19 y el potencial de la influencia

¿Qué lección crees que debemos aprender del impacto de la COVID-19 sobre el potencial de la influencia?

La crisis de la COVID-19 me ha hecho reflexionar mucho sobre la influencia, y creo que su importancia viene resaltada por este desastre que estamos viviendo.

Xavier Santigosa cree que ha faltado liderazgo para la gestión de la crisis del Covid.

La gestión de esta crisis en sus dimensiones sanitaria, económica y social ha mostrado que existe una carencia clara de liderazgo e influencia en nuestra clase política actual.

¿A quién daríamos más credibilidad en sus análisis sobre la pandemia? ¿Al Presidente del Gobierno (Jefe)? ¿A un responsable estatal de coordinar a todas las instancias sanitarias (Líder)?

¿O a una enfermera que está cada día al pie del cañón lidiando con la enfermedad? Me imagino la respuesta, al menos yo la tengo clara.

La influencia está en esta última y deriva en una credibilidad mucho mayor. La influencia es más poderosa que la Jefatura o que el Liderazgo. En definitiva, creo que una crisis como esta ha revalorizado el poder de la influencia.

De ese liderazgo “silencioso” o “desde detrás” de personas normalmente invisibles y que de repente han quedado investidas de ese “algo” que las hace creíbles y seguidas y con las que nos sentimos emocionalmente vinculados a través del respeto y la admiración. Vamos, que la COVID-19 ha mostrado que es tiempo de influir más que de liderar.


Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!