¿Qué tiene que ver el Black Friday con la Cumbre del Clima?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
la logística se prepara para el Black Friday

En principio nada relaciona el Black Friday con la COP25 de Madrid, sin embargo la UOC advierte que jornadas de consumo desmedido afectan negativamente al cuidado del medio ambiente.

Las previsiones dicen que este año el Black Friday seguirá sumando adeptos y aumentando los ingresos: según el III Informe de resultados y previsiones para Black Friday 2019 realizado por CupoNation, las ventas del comercio electrónico aumentarán el 10,11 % con respecto al año pasado.

Gigantes como Amazon ya vendieron durante el Black Friday de hace tres años más de 10 productos por segundo. Y en España, en la edición del año pasado, el gasto medio en línea fue de 149,24 euros, lo que supone un 45 % más con respecto a la edición anterior.

Logística y medio ambiente

Estas cifras son las que incrementan la actividad del sector logístico hasta niveles que no se alcanzan en el resto del año: las empresas de paquetería y logística prevén el mayor pico de trabajo en estos días, cuando la patronal del sector de UNO Organización Empresarial de Logística y Transporte estima que se repartirán, de media, unos 2,5 millones de paquetes diarios.

Eso durante las semanas posteriores al 29 de noviembre, porque solo el lunes siguiente al Black Friday calcula que moverán 3,5 millones de paquetes. Y cada uno de esos movimientos tiene efectos sobre el planeta.

Eduard J. Álvarez UOC

Ahora bien, según apunta Eduard Josep Álvarez Palau, profesor del máster de Ciudad y Urbanismo de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), “toda campaña que promueva el consumo desmedido, y especialmente de productos que no son de primera necesidad sino complementos, tiene un fuerte impacto sobre el medioambiente”.

Seguramente, este asunto esté presente en la próxima edición de la COP25 de Madrid, el evento más importante sobre el cambio climático a nivel mundial. En su explicación, Álvarez Palau mantiene que “el consumismo implica una conversión de recursos naturales o materias primas en productos elaborados que quizá en algunos casos no esté justificada.

De este modo, en eventos especiales como el Black Friday, “el sistema de distribución de estos productos se ve muy presionado y eso genera impactos en la ciudad», señala el profesor.

Neus Soler UOC.

Neus Soler Labajos, profesora también de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, está de acuerdo en que, tal como está organizado el sistema actual de distribución de ventas en línea, estas están afectando al medioambiente.

“Se puede considerar que globalmente resulta más ventajosa la venta por internet, pero en la logística se da la imposibilidad de poder agrupar los pedidos, entre otras razones porque se efectúan muchos envíos pequeños; el uso de gran cantidad de envases de cartón y plástico para enviar el pedido; la dificultad de poderlo entregar en un único viaje porque la persona no siempre está en casa para recogerlo, y el transporte internacional —contrarrestan esa ventaja”, afirma la profesora .

”Las ventas en línea son menos ecológicas cuando no se exige una compra mínima que pueda compensar el poner en marcha toda la operativa. Si nos referimos solo a los envíos y al mayor número de devoluciones que se efectúan, podemos afirmar sin ninguna duda que las ventas en línea son menos sostenibles”.

¿Cómo se puede compensar este daño medioambiental?

Para combatir la contaminación generada por el mercado de la moda, el segundo sector, tras la tecnología, con más ventas en línea durante el Black Friday según el informe de CupoNation, han surgido recientemente movimientos como no buy year, que anima a los consumidores a no comprar ropa durante un año. Es una muestra de que la conciencia ecológica está cada vez más presente en todo el mundo y, según los expertos, podría acabar afectando a campañas como la del Black Friday.

El Black Friday afecta al medio ambiente.

Sin embargo, las previsiones de ventas para el próximo 29 de noviembre en España muestran que, de momento, la revolución verde no tendrá efectos.

En el resto del mundo, el planeta parece haber perdido la batalla contra el Black Friday, salvo en el caso de que la Administración se decidiera a intervenir. «Las políticas públicas pueden promover el respeto al medioambiente estableciendo una serie de condiciones que aseguren que campañas como esta no generen un gran impacto en el entorno», explica Eduard J. Álvarez Palau.

«Además de esas acciones, hay otras mucho más sencillas. Por ejemplo, ampliar los plazos de entrega. Si el consumidor facilita al vendedor que pueda hacerle entrega de la mercancía comprada con más margen, le dará suficiente margen temporal como para dejar de presionar la cadena de suministro”, afirma el profesor de la UOC.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!