COP25: un acuerdo in extremis y liderado por España

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Finalmente, la COP25 llegó a un acuerdo a última hora, aunque los principales portavoces mantienen su insatisfacción y lamentan que se ha perdido una oportunidad histórica para ser más ambiciosos con el problema climático.

La Cumbre del Clima de Madrid se ha alargado más de lo previsto para buscar un acuerdo que sea más ambicioso que nunca para tratar de frenar el aumento de la temperatura global de la tierra. Ya en la última jornada, el Secretario General de la ONU, António Guterres, hacía un llamamiento para tratar de que todos los Estados miembros transmitieran un mensaje de ambición al mundo.

El portavoz de la ONU reclamaba un espíritu similar al que se dio en la Cumbre de París, firmado entonces por 193 países, para asegurarse de que «las temperaturas no se eleven por encima de los 1,5 ° centígrados a finales de siglo».

Negociaciones duras: España fue clave para el acuerdo final

Superada las fechas previstas por la organización, la COP25 anunciaba sobre la bocina un nuevo acuerdo denominado “Chile-Madrid Tiempo de Actuar”, que sienta las bases para que, en 2020, los países presenten compromisos de reducción de emisiones (NDC, por sus siglas en inglés) más ambiciosos para responder a la emergencia climática. 

La Decisión fue posible tras una intensa jornada de negociaciones y después de que la presidencia chilena de la COP nombrara a la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, facilitadora de tres puntos clave de la negociación: mayor ambición, Mecanismo de Pérdidas y Daños frente a los impactos del cambio climático y financiación, en la madrugada del domingo, 15 de diciembre. 

“Chile-Madrid Tiempo de Actuar” reivindica que este proceso de activación de la ambición, que arranca en apenas 15 días, debe ser coherente con lo que dice la Ciencia y con lo que exigen los jóvenes en la calle

Los países deberán presentar compromisos climáticos antes de la próxima cumbre del clima de Glasgow, de modo que Naciones Unidas pueda elaborar un Informe de Síntesis previo a la COP26 que indique dónde estamos respecto al objetivo del Acuerdo de París de mantener la temperatura del planeta por debajo de 1,5ºC.

“El mandato es claro: los países tenemos que presentar contribuciones nacionales más ambiciosas que las actuales en 2020, es importante responder a las demandas de la gente y de la Ciencia, y comprometernos a hacer más y más rápido”

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica en funciones del Gobierno de España
España ha sido clave para alcazar el acuerdo final en la COP25.

Acuerdos no suficientes, insatisfacción

Pese a todo, la presidenta de la Cumbre y ministra del medio ambiente de Chile, Carolina Schmidt, ha admitido que, si bien los acuerdos alcanzados son importantes, no son suficientes, reconociendo además sensaciones encontradas. “El mundo no está mirando y espera soluciones concretas más ambiciosas. No estamos satisfechos”, afirmó Schmidt.

Es por ello que el aire que se respira hoy, una vez finalizada la Cumbre, es de la decepción por no aprovechar una oportunidad histórica para la acción contra el clima.

También se lamenta y mucho la no participación / implicación de los tres países más contaminantes del planeta: Estados Unidos, China e India. Al respecto de ello, los países firmantes del acuerdo tendrán que hacer un gran sobre esfuerzo para lograr resultados, especialmente la Unión Europea, quien lidera a todas luces una ambición que podría ser insuficiente para lograr las metas deseadas.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!