Quirónsalud lidera una investigación para explorar la salud emocional que arrojan las grandes obras pictóricas

.

Quirónsalud, la Universidad Rey Juan Carlos y el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza han firmado un acuerdo para sentar las bases para la elaboración de un estudio científico que relacione al arte con la salud emocional de los individuos. El objetivo que se han propuesto estas organizaciones es explorar cómo las emociones y la sensibilidad transmitidas por los grandes maestros de la pintura influyen en las personas, con el objetivo de descubrir posibles beneficios para la salud.

El proyecto lleva por nombre «Emociones a través del arte» y el acuerdo se ha hecho oficial en un acto organizado en las salas del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, con la presencia de la doctora Cristina Caramés, directora corporativa Asistencial e de Investigación de Quirónsalud, Javier Ramos López, rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Fernando Enrique García Muiña, vicerrector de Investigación, Innovación y Transferencia de la URJC, y Evelio Acevedo, director gerente del museo.

En colaboración con las investigadoras Ana Reyes y Rebeca Antolín, y mediante técnicas de análisis biométrico, neuromarketing y comportamiento del consumidor, este estudio identificará las emociones predominantes que generan más de 200 obras de arte en una muestra de un centenar de personas, incluidos pacientes de Quirónsalud. Estas obras abarcan todas las épocas y estilos principales presentes en las colecciones Thyssen-Bornemisza y Carmen Thyssen.

“En Quirónsalud trabajamos cada día para construir juntos un futuro de salud y bienestar para las personas. Y lo hacemos desde la evidencia científica, y cuidando con detalle la experiencia de paciente, de ahí que colaborar en iniciativas como esta nos puedan ayudar a descubrir cómo el arte puede ayudar a mejorar la salud”, ha explicado la doctora Cristina Caramés.

La IA para analizar la salud emocional a través del arte

El proyecto se apoyará en herramientas de inteligencia artificial y análisis biométrico para identificar las emociones inconscientes que surgen al contemplar un cuadro. Para ello, una cámara recoge las expresiones faciales y las codifica mediante un algoritmo en emociones. Además, se combina con la respuesta psicogalvánica de la piel y la información obtenida mediante el eyetracking, que registra los movimientos oculares mientras se observa el cuadro.

Cada obra de arte se clasificará en ocho emociones básicas, lo que permitirá responder preguntas como ¿cómo interactúan las personas con las obras de arte? ¿Qué parte del cuadro observan primero? ¿Qué elementos captan la atención en función de esas emociones?

proyectos-Emociones-a-través-del-arte

Los resultados se darán a conocer en 2025

Los resultados de este estudio estarán disponibles a lo largo de 2025 a través de un catálogo de clasificación de cuadros por emociones, un artículo científico, la web del museo, donde los visitantes podrán explorar las obras desde una perspectiva emocional, y piezas audiovisuales que mostrarán el proceso de investigación y sus conclusiones.

Según Fernando García Muiña, será una experiencia que representa una simbiosis perfecta entre ciencia, arte y tecnología, estudiando cómo el arte puede evocar una amplia gama de emociones. «Colaborar con entidades de alto prestigio como el Museo Thyssen-Bornemisza y Quirónsalud es un privilegio», ha afirmado el vicerrector de la URJC.

Por su parte, Evelio Acevedo, director gerente del Museo Thyssen-Bornemisza, se ha mostrado muy emocionado por la iniciativa y ha subrayado el poder transformador del arte. «Esperamos que este proyecto inspire tanto a nivel social como personal, y refleje nuestro compromiso con la innovación y la comprensión más profunda del arte».

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!