HOPE: tiempos de espera mínimos en consultas oncológicas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Quirónsalud y, en este caso, la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, tienen entre ceja y ceja empoderar al paciente y mejorar la calidad asistencial, especialmente en enfermos de cáncer. Desde este objetivo, han surgido una buena cantidad de medidas dirigidas a mejorar las consultas oncológicas.

 

Una de ellas, el proyecto HOPE, HOspital de Día PErsonalizado, ha sido premiada por la propia organización sanitaria dentro de la categoría “Innovación Asistencial”. Lo que persigue HOPE es reducir en más del 75 por ciento el tiempo en esperas o “tiempos muertos» para poder recibir un tratamiento en el Hospital de Día Oncológico a través de la implementación de mejoras en el proceso, el trabajo interdisciplinar y el aprovechamiento de las ventajas que aporta la innovación tecnológica

 

HOPE está liderado por la Dra. Cristina Caramés, especialista en Oncología Médica del hospital madrileño, quien ha señalado en la recepción del premio que “nos preocupa no solo que se cure, sino que el tratamiento interfiera lo mínimo en su vida cotidiana; para ello, el proyecto HOPE se centra en proporcionar al paciente oncológico el mayor confort y agilidad en su tratamiento con los máximos niveles de seguridad, con la consecuencia inmediata de una evidente mejora en su calidad de vida”.

 

En este sentido, HOPE propone una relación inversa a la tradicional entre paciente y hospital. Frente a la organización del proceso tradicional que marca una trayectoria al paciente en la que este tiene que pasar por diferentes áreas asistenciales del hospital antes de recibir el tratamiento oncológico, acumulando esperas y tiempos muertos -realización de análisis de sangre, espera del resultado, visita a la consulta de la enfermera y el oncólogo, preparación del tratamiento por parte del Servicio de Farmacia y dispensación del mismo ya en el Hospital de Día, etc; todo ello con citas programadas de forma independiente en las diferentes áreas del hospital- en el proyecto HOPE son los profesionales sanitarios y el equipamiento clínico los que se movilizan en torno al paciente.

 

HOPE reduce al máximo los tiempos de espera en consultas oncológicas

 

Así son las consultas oncológicas del Proyecto HOPE

 

De esta forma, el paciente tiene una sola cita en el Hospital de Día, y en el mismo sillón en el que recibirá el tratamiento se le realiza la extracción, se comprueba la normalidad de los parámetros de la analítica y se evalúa, con los máximos estándares de seguridad, su estado clínico con carácter previo a la administración del tratamiento prescrito por el oncólogo.

 

“El proyecto sitúa al paciente en el centro del proceso de atención, teniendo muy presente la importancia del trabajo interdisciplinar y las ventajas que aporta la innovación tecnológica, creándose una unidad de práctica integrada, cuyo objetivo es crear un modelo de atención basado en valor”

 

HOPE incorpora cuatro aspectos fundamentales: la estructuración de la recogida de datos clínicos en consonancia con la evidencia científica y los programas de calidad de mayor reconocimiento internacional y la estandarización del proceso a fin de reducir los errores derivados de la variabilidad individual; los sistemas “point of care” en el Hospital de Día para obtener los resultados del análisis de sangre en menos de 5 minutos; la automatización de la solicitud de prestaciones y las citaciones para unificar cuatro citas en una; y la integración del Portal del Paciente (aplicación de desarrollo propio) con la historia clínica electrónica, que permite al paciente comunicarse con el equipo médico o de enfermería desde dónde desee hacerlo y siempre que lo necesite.

 

Con todo, la doctora Caramés mantiene que la reducción de tiempos de espera se ha mejorado hasta el 80 por ciento “y esperamos, a medida que el proyecto se consolide, poder acercarnos al cien por cien”.

 

Perfil de pacientes vinculados al proyecto

 

HPE surgió de un grupo de pacientes con cáncer de mama metastásico, pero ya está en uso también para pacientes con tumores digestivos, pulmón, melanoma, uroteliales y ginecológicos, entre otros. En todos los casos se beneficiarán de una mejora en su calidad de vida y una disminución del tiempo que deben permanecer en hospital, lo que también supone una ventaja adicional en el momento actual, en el que se intenta reducir al máximo el tiempo de estancia en un centro asistencial para evitar el riesgo de contagio, así como para sus acompañantes habituales.

 

Para el futuro, HOPE incorporará un apoyo “a domicilio” estructurado e individualizado que facilitará al paciente información personalizada sobre recomendaciones de su autocuidado. Entre otros aspectos, utilizarán herramientas PROMs, de medición de los resultados reportados por los pacientes, y PREMs, de medición de la experiencia vivida durante su proceso y se proporcionará al paciente información útil para manejar los posibles síntomas relacionados con su tratamiento y que, a través del Portal del Paciente, pueda informar a su equipo médico sobre algunos potencialmente graves, cuyo conocimiento en tiempo real permitirá a los facultativos responder a esa necesidad de forma precoz, anticipándose y evitando así complicaciones.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!