¿Por qué está de moda el Coworking? Estos son sus pros y sus contras

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

¿Sabías que hay más de 500 espacios de coworking en España? Son nuevos espacios que se abren paso en las grandes ciudades, y cada vez son más las personas las que se interesan más en esta nueva modalidad.

Estamos hablando de oficinas compartidas en la que coinciden empresarios, autónomos, personas que teletrabajan, entre otros perfiles. La idea es tener un espacio que permita ahorrar costes, y conectar al mismo tiempo.

Por lo general, hace referencia a profesionales que tan solo necesitarán un ordenador portátil, terminal móvil y una conexión a la red para trabajar. Es común encontrarse en espacios de coworking con profesionales muy variados, como podrían ser información, programadores, diseñadores, escritores, consultores, comerciales, entre otros perfiles.

Ventajas del coworking.

Lo cierto es que trabajar en una coworking es similar a trabajar en una oficina convencional, con algunas diferencias evidentes. Tendrás compañeros que desarrollarán su actividad en diferentes departamentos.

La diferencia es que estos serán de otra empresa, y puede que tengan poco o nada que ver con nuestro estilo de negocio. Siempre y cuando existan límites, no deberían existir conflictos, nadie tiene que compartir, y no se establecen competiciones para llegar antes a los objetivos, y es que cada sujeto tiene metas distintas.

La aparición del coworking responde a un cambio del medio: aunque si bien es cierto que hay trabajo, también es verdad que cada vez hay menos empleo. Las empresas no tienen los recursos necesarios como para ampliar su plantilla, viéndose obligadas a externalizar algunos de sus servicios. El coworking persigue satisfacer una necesidad que, hasta el momento, no estaba cubierta de ninguna otra forma.

Para conocer esta nueva forma de trabajar con más detalle, vamos a ver algunas de las ventajas / desventajas más características:

Ventajas del coworking

1. Versatilidad

Las oficinas que se alquilan para coworking ofrecen distintos planes según las necesidades de cada proyecto. Se alquilan en base a la cantidad de horas, días o semanas que se necesiten.

A diferencia de los contratos de alquiler tradicional, con el coworking no es necesario hacer largos contratos que puede ir desde los 6 a los 12 meses. La mayoría de los casos se establece un contrato de un mes.

Esto es una gran ventaja: muchos de los perfiles que trabajan en estas oficinas pueden tener un determinado trabajo un mes y este ser muy diferente al mes que viene. Si se tuviese que comprometer con un férreo contrato, es posible que tuviese que seguir pagando el alquiler, aún sin necesitar la oficina.

Es común encontrarse en espacios de coworking con profesionales muy variados

Los planes de coworking se adaptan más a la realidad, a la situación del emprendedor en ese momento.

2. Intimidad y productividad

Estas oficinas contribuyen a crear un espacio íntimo en el que cada persona se sentirá a sus anchas, como su estuviese en casa, sin agobios.

No tendremos que soportar la misma presión que en el entorno laboral, con relaciones entre compañeros que en ocasiones podrían llegar a ser conflictivas. Al mismo tiempo, al no estar solos, desarrollaremos nuestra actividad en un espacio de trabajo que será motivador, lo que permitirá incrementar tu productividad.

3. Salas para recibir clientes

Algunos autónomos y profesionales tienen que recibir clientes en ciertos momentos, pero, según su sistema de negocio, el hecho de que tengan que alquilar una oficina podría suponer una ruina, y más si las reuniones son tan solo puntuales, si se llevan a cabo únicamente al principio del proceso.

Nuevamente, la solución del coworking es lo que buscas: a través de esta modalidad tendremos diferentes salas para atender a nuestros clientes y hacer cualquier presentación. Incluso hasta es posible alquilar estas salas durante algunas horas y después dejar de utilizarlas.

La idea es atender al cliente en un espacio en el que se sienta cómodo, en el que se potencie la comunicación y le ayude a confiar en el negocio. Atenderle en nuestro hogar no será muy buena idea.

4. Incentiva las relaciones entre diferentes perfiles

Aunque la actividad de los diferentes profesionales que pueden integrar una coworking puede ser muy diferente, en algún momento nos puede hacer falta un programador, un diseñador gráfico, un experto en marketing digital o en redes sociales, un redactor, etc.

En lugar de tener que estar buscando uno de estos expertos fuera de la oficina, podemos intentar encontrarlo allí.

Además, los gestores de las oficinas de coworking se esfuerzan mucho en crear y perfilas las relaciones entre los coworkers y los contactos que vienen de fuera: de esta forma, se consiguen nuevas oportunidades de crecimiento.

Hay hay más de 500 espacios de coworking en España.

5. Se minimizan las interferencias

Cada integrante del coworking podrá trabajar en una atmósfera distendida y es que, siempre y cuando respete unas normas mínimas, podrá ir a lo suyo sin que nadie le moleste. Se acaban las interferencias que podrían afectar a la productividad.

6. Contribuye a mejorar la conciliación entre trabajo y vida familiar

Por un lado, no tendremos que montar la oficina en casa, permitiendo aliviar de la vida personal el estrés que produce el trabajo. Al mismo tiempo, como los espacios de coworking son tan versátiles, podremos controlar el tiempo que pasamos en la oficina, teniendo exactamente el horario laboral que siempre hemos querido.

Contras del coworking

  • No estarás solo: si eres de los que trabajas mejor en soledad, el coworking no es para ti. Siempre estarás rodeado de otras personas, aunque no tengan relación con tu trabajo.
  • ¿Ruido? Ten en cuenta que en la oficina coworking habrá más gente contigo, y esto puede crear un espacio de trabajo tan ruidoso como lo sería una oficina convencional.
  • ¿Silencio? Si la oficina de coworking es muy silenciosa, quizá te de algo de reparo tener que estar rompiendo el silencio cada vez que tengas que hacer una llamada, incluso si tienes que escribir a toda velocidad en tu ordenador.
  • Se pierde privacidad: cualquiera de tus compañeros puede escuchar tus llamadas de teléfono, y saber exactamente lo que haces mientras estés en la oficina. Eso te hace perder algo de privacidad.

Valora los pros y contras del coworking para decidir si esta modalidad es para ti.


Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!