Los robots de trading son tendencia pero no es oro todo lo que reluce

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

No hay sector que no se haya visto impactado por las tecnologías. El mundo de las finanzas, por supuesto, no es ajeno a los nuevos sistemas. No en vano, gran parte de las operaciones son movidas actualmente por los llamados robots de trading, un programa inteligente capaz de operar las 24 horas sin la necesidad de que una persona esté a los mandos.

Siempre se ha considerado que los inversores, los traders y los brokers caminaban por un mundo distinto, con una velocidad muy superior al del resto de sectores. En parte esto es así por la influencia de las tecnologías. La inteligencia artificial y los nuevos avances aceleran mucho más el proceso por los llamados asesores expertos o roboadvisors.

Este trader automatizado carece de un atributo que muchos consideran clave en el mundo de las finanzas: las emociones. Para este grupo de expertos y analistas la inteligencia emocional es vital para moverse por los mercados. De hecho, suelen recomendar contactar con asesores financieros profesionales para gestionar, no solo nuestro patrimonio, sino también nuestros miedos, vicios y euforias para operar en bolsa.

Elegir al mejor robot de trading

Pero volvamos a lo que nos ocupa, que son los robots de trading. Para elegir al mejor de estos programas basta con bucear por internet y ver que la oferta es amplia. La mayoría de brokers online ofrecen robots, aunque siempre conviene dejarse caer por foros especializados o recomendaciones de conocidos y amigos para terminar de decantarse por uno. La siempre manida búsqueda de Google ofrecerá los robots de trading mejor posicionados, pero eso no quiere decir que sean los mejores. Desde luego, si eres un poco novato en estas lides, será mejor que optes por otra forma de operar y buscar asesoramiento.

Así que, en un principio no será fácil dar con un robot verdaderamente fiable, pese a la gran cantidad de oferta que hay en el mercado. Además de la recomendación de un contacto experimentado, la siguiente premisa fundamental pasa por echar un vistazo a la cuestión legal y ver si la empresa en cuestión está regulada antes de registrarse en uno de estos sistemas. En este punto, apelamos al uso de la razón frente a las emociones y llevar a cabo una búsqueda inteligente y cauta.

trading-automatizado

Ventajas del trading automatizado

Una vez elegido nuestro proveedor, comprobaremos las principales ventajas que aportan estas tecnologías financieras. Como se ha dicho, la principal de ellas es que se evita la necesidad de estar conectado, ya que el programa lo hace por ti las 24 horas del días. La siguiente beneficio se deriva del anterior, pues al estar conectado todo el día, se puede operar en cualquier momento siempre que se den las condiciones en el mercado que previamente hayan sido definidas.

También se elimina la presión psicológica del trader (físico). Muchos de los inversores son muy sensibles a este aspecto, lo que puede convertirse tanto en ventaja como desventaja. Se puede decir, por tanto, que con este trading podemos poner el piloto automático y no tener que preocuparnos porque todos los algoritmos están preparados para cualquier operación. De hecho, ese tiempo que uno se ahorra puede ser muy útil para estudiar nuevas estrategias de inversión o lo que fuere.

El otro punto interesante es que estos programas suelen permitir hacer pruebas con datos históricos anteriores para saber cómo habrían ido tus inversiones.

Mejor que sepas de programación

Con esta fórmula, además de saber de finanzas, debes conocer el mundo de la programación. Hay lenguajes de programación diversos y conviene que sepas leer estos temas. Si no eres muy ducho en programación, puedes contratar informáticos aunque la mayoría de ellos no están muy familiarizados con este nuevo lenguaje financiero.

En este sentido, la mejor opción es contar con robots de trading de alto rendimiento hecho y programado por personas que realmente estén vinculadas al mundo de los negocios y la informática. Y de esos hay pocos y caros. Este razonamiento no significa que los robots gratuitos sean una estafa, pero conviene saber que todo tiene sus limitaciones y que nadie da duros a pesetas.

Al margen de la programación, el otro gran hándicap que tiene el hecho de disponer de un trader automático es que estos programas suelen funcionar bajo tendencias. Su desempeño puede caer bastante si el mercado se agita y se vuelve más indeciso. Una maquina no tiene comparación con el ser humano en intuición.

trading-automático

Roboadvisors: para pequeños inversores

En España, actualmente empiezan a ser muy populares los roboadvisors, debido a que son herramientas que son un buen reclamo para pequeños inversores. Con un mínimo de 900 euros, un usuario ya puede utilizar este sistema para invertir. Su funcionamiento es más simple que los modelos anteriores y a diferencia de ellos, aquí el robot establece una cartera de fondos en los que invierte el cliente. Si es una sociedad de valores o gestora de fondos se pueden ejecutar las órdenes y si se trata de una EAF, se la enviará la composición de la cartera a la persona interesada y será ésta la que finalmente ejecute la orden.

A la hora de tomar decisiones, hay dos tipos de inputs que se introducen en el Robo Advisor: los que introducen los administradores y los que declaran los clientes. Los inputs que introducen los creadores pueden variar según cómo hayan construido sus algoritmos, estos pueden ir desde datos históricos de rentabilidad y de riesgo hasta perspectivas de futuro y será el Robo Advisor el que los utilizará para tomar las decisiones de inversión para los clientes. Por su parte, los inputs que declaran los clientes permiten al Robo Advisor crear un perfil de riesgo para cada uno de ellos y adecuar la inversión a dicho perfil. En España, el primer roboadvisor del panorama empresarial data del año 2014 de la mano de Feelcapital. Desde entonces, el sector no ha dejado de crecer.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!