El saneamiento, vulnerable ante el cambio climático

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Cada jornada especial que celebra Naciones Unidas salen a la luz cifras importantes que hablan de los grandes desafíos que tiene el planeta por delante. Con motivo del Día Mundial del Saneamiento (también conocido como Día Mundial del Retrete) se ha dado a conocer que aproximadamente 4.200 millones de personas en el mundo carecen de servicios de saneamientos gestionados de forma segura.

aguas residualesEstos números invitan a pensar en una crisis de la que se habla bastante poco, si bien guarda una íntima relación con otro problema esta vez si muy mediático: el cambio climático.

Efectivamente, los efectos del cambio climático alcanzan una notable envergadura y no solo se trata del deshielo de los polos o la desertización de grandes extensiones de tierra. Este fenómeno tiene consecuencias directas en nuestra vida diaria y se constituye como una amenaza para elementos básicos en los hogares como pueden ser los inodoros.

La solución que proponen expertos y autoridades pasa por acciones de sostenibilidad y economía circular. Un uso sostenible de los sistemas de saneamiento hacen productivos los desechos para, por ejemplo, impulsar la agricultura de forma segura, reducir y capturar las emisiones para obtener energía más limpia.

 

El agua, nuevamente protagonista contra cambio climático

Como se puede observar, el agua se encuentra en el centro de las miradas para luchar contra grandes problemas globales. El propio sistema de saneamiento, basado en la disponibilidad de agua y en la innovación que supuso en su día el sifón hidráulico y las cisternas domésticas conectadas a una red de desagüe común, ya se convirtió en un avance básico para la salubridad pública y aceleró el proceso de urbanización ligado al desarrollo industrial.

tratamiento de aguas
En la actualidad, la crisis sanitaria nos ha vuelto a mostrar la importancia de estos sistemas que a día de hoy están actuando como salvavidas en la lucha contra la transmisión de enfermedades.

Sin embargo, cabe actuar con nuevas soluciones ya que se ha demostrado que los saneamientos son vulnerables ante episodios climáticos virulentos como las lluvias torrenciales, inundaciones y sequías. Así que se puede decir que uno de los puntos básicos para el funcionamiento de las ciudades corre peligro.

No es baladí que este año Naciones Unidas haya elegido el lema de “Saneamiento y sostenible y cambio climático” para celebrar el Día Mundial del Saneamiento (19 de noviembre).

La organización quiere concienciar a la sociedad sobre la realidad a la que nos enfrentamos con sistemas débiles de saneamiento urbano. De hecho, ya se ha visto en varias ocasiones problemas de vertidos de aguas residuales que además de generar alarmas para la salud, suponen un claro deterioro para el medio ambiente.

 

SUEZ España actúa desde la sostenibilidad

La respuesta de SUEZ España en esta coyuntura es apostar claramente por un sistema de saneamiento más sostenible y más resiliente. Anualmente, la empresa trata 1.082 hm3 de agua al año en sus estaciones depuradoras de aguas residuales, lo que equivale al 26,4% del agua residual tratada en España.

 

procesos de saneamiento en las ciudades

 

En dicho proceso de saneamiento, la entidad aplica los principios básicos de la economía circular (reutilización permanente de los recursos), así como la política de cero residuos y la autosuficiencia energética.

Su prioridad es tratar las aguas residuales para devolverlas al medio en buenas condiciones y con la calidad acorde a la Directiva UE 21/271 y a las distintas normativas locales. Además, ante el reto de cambio climático, SUEZ España está poniendo el foco en lograr que las ciudades evacúen con el menor impacto ecológico un flujo de agua (aguas residuales y aguas pluviales) cada vez mayor. Para ello la solución pasa por integrar el alcantarillado con las depuradoras de forma que se pueda restituir el agua captada en las mejores condiciones posibles.

El medio ambiente de las grandes ciudades lo agradecerá, puesto que la lluvia que cae sobre ellas no es agua limpia. La propuesta de SUEZ supone toda una revolución en la gestión hídrica de las urbes.

La tecnología al servicio de la revolución en el saneamiento

Un punto de inflexión en el que la tecnología tiene mucho que decir, tal y como sucede hoy en día en cualquier actividad. La digitalización pasa a formar parte de este cambio de rumbo con el desarrollo e instalación de sensores en toda la red de saneamiento.

Los análisis inteligentes de los datos permitirán llevar a cabo programas de limpieza eficientes y gestionar de forma integral las redes, tanques y depósitos.

DINAPSIS innovación SUEZ España

De eso mismo se ocupa DINAPSIS, la red de centros de innovación de SUEZ España que desarrolla tecnología de referencia para combatir el cambio climático y promover ciudades inteligentes, sostenibles y resilientes.

El Big Data y el tratamiento de datos ponen de manifiesto el gen innovador que se da en la gestión del agua y que resulta básico para abordar el otro problema al que se está enfrentando la sociedad: la pandemia del SARS-CoV-2. En esta otra lucha, SUEZ ha logrado desarrollar City Sentinel, una herramienta de monitorización que detecta y cuantifica la presencia en las aguas residuales de coronavirus, lo que permite seguir la evolución de la pademia y predecir posibles rebrotes.

 

——-

Sé responsable: tu acción impacta en la economía y el medio ambiente

En este Día Mundial del Saneamiento, SUEZ España llama a la responsabilidad individual sobre los comportamientos de los individuos en los hogares, especialmente ahora que pasamos mucho tiempo en casa.

La compañía recuerda la importancia de no tirar por el inodoro y fregadero colillas, aceite, productos para el cuidado personal (toallitas, tampones y bastoncillos, entre otros) y medicamentos porque este tipo de desperdicios son responsables de atascos importantes en las bajantes de las comunidades de vecinos y alcantarillado público.

Evitando estas acciones, la sociedad dará un paso hacia unas comunidades más sostenibles y además estará evitando sobrecostes económicos en las tareas de mantenimiento de las redes.

Según la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), cada año se produce en nuestro país un encarecimiento de entre el 10% y el 15% en las actividades de mantenimiento, lo que equivale a unos 230 millones de euros.

 

 

 

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!