Repsol se suma a la transición energética

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Por Joaquín RoblesAnalista de XTB

 

La petrolera española ha sido una de las compañías más penalizadas durante la reciente paralización económica, ya que el desplome de la demanda de crudo y de gas llevó a los precios a mínimos de las dos últimas décadas.

Este entorno hostil le obligó a tener que ajustar el valor de sus inventarios y activos de producción, acumulando unas pérdidas de 2.578 millones durante los primeros nueve meses del año.

Repsol

 

La caída del petróleo y sus derivados no sólo estrecha sus márgenes de beneficio, si no que obliga a paralizar ciertas explotaciones que a determinados niveles de precios no son rentables. Durante los últimos años, la industria petrolera, consciente del cambio en el modelo energético, está diversificando sus negocios con el objetivo de tener una menor dependencia de los combustibles fósiles.

El Plan de Repsol

Con el nuevo Plan Estratégico para el periodo entre 2021 y 2025, Repsol pretende buscar rentabilidad de la mano de las ambiciosas inversiones anunciadas por las principales potencias mundiales en materia energética. El objetivo de ser cero emisiones netas en 2050 pasa por descarbonizar su cartera de activos y por un nuevo modelo operativo.

La nueva estrategia contempla inversiones durante los próximos cinco años por valor de 18.300 millones, de los cuales, un 30%, 5.500 millones irán destinados a iniciativas bajas en carbono. Este nuevo plan ha generado un punto de inflexión en la compañía, ya que se espera que la inversión en energía verde no sea inferior al 25% durante las próximas décadas.

El objetivo de Repsol es ser cero emisiones netas en 2050Durante los últimos meses, la mayor parte de las compañías energéticas han incrementado su inversión en energías renovables, motivados por los planes gubernamentales de reducir las emisiones de gases efecto invernadero.

Uno de los principales pilares sobre los que se quiere impulsar la recuperación económica tras la crisis sanitaria será la transición energética.

En Europa, se estima que un tercio del Plan de Reconstrucción por valor de 750.000 millones de euros podría ir destinado a luchar contra el cambio climático. Muchas compañías como Repsol, que han sufrido un estancamiento de sus negocios tradicionales, se están sumando a la inversión en renovables como vía para obtener tasas de crecimiento de doble dígito.

Aún así, Repsol seguirá muy ligada a las perspectivas económicas como hemos visto durante las últimas semanas. La buena lectura de los resultados electorales en EEUU, junto al desarrollo de tres diferentes vacunas ha despertado el optimismo de los inversores que han vuelto a apostar por los valores más ligados al ciclo económico.

El gran problema de este tipo de compañías era desconocer hasta cuando sus negocios continuarán condicionados por las restricciones.

Ahora, con la posibilidad de controlar la propagación del virus en el medio plazo, mejoran las perspectivas de una recuperación progresiva y sostenida. Las acciones de Repsol se han recuperado más de un 50% desde los mínimos de pasado mes de octubre.

El petróleo seguirá siendo determinante en la evolución de la industria, durante el último mes subió más de un 20% y cotiza en máximos del pasado mes de marzo.

 

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!