Ley de oferta y demanda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

La ley de oferta y demanda es el fundamento en el que se basa la economía de mercado. Por norma general, refleja la relación existente entre la demanda de un producto y la cantidad ofrecida de un bien, teniendo en cuenta el precio al que se comercia.

Desde esta perspectiva, los demandantes estarán dispuestos a comprar, según el precio fijado, un número exacto del bien; y, por su parte, los oferentes estarán dispuesto a elaborar un número determinado del mismo.

¿Qué es la ley de oferta y demanda?

Existe un equilibrio donde los demandantes tienen la necesidad o el deseo, acompañado del poder adquisitivo, para comprar las unidades que los oferentes desean o tienen la posibilidad de elaborar, al mismo precio. A este evento se le conoce como «equilibrio de mercado» o «punto de equilibrio».Producción

Según la teoría, se distinguen entre:

  • Ley de demanda: manteniéndose todo lo demás ceteris paribus, o constante, el nivel de demanda de un bien disminuye cuando el precio aumenta.
  • Ley de oferta: manteniéndose todo lo demás cereris paribus, la cantidad de ofertantes de un bien aumenta cuando el precio sigue esta tendencia.

De esta forma, la curva de la demanda y de la oferta calcula como varía la cantidad demandada u ofrecida, unánimemente, en concordancia a las fluctuaciones del precio.

Punto de equilibrio

Para que un mercado alcance su punto de equilibrio, se debe tener en cuenta dos situaciones de exceso:

  • Exceso de demanda: cuando existe escasez de un bien, su precio será menor que el precio de equilibrio. La demanda, en consecuencia, es mayor que la cantidad ofrecida. En este caso, los oferentes aumentan el precio para que se restaure el equilibrio.
  • Exceso de oferta: cuando existe exceso de un bien, su precio será mayor que el precio de equilibrio, y, por tanto, la cantidad ofrecido es mayor que la demandada. Llegando a este punto, los oferentes reducirán el precio para incrementar las ventas.

En todo gráfico de comportamiento de oferta y demanda, se ubica sus respectivas líneas. El punto donde se cruzan ambas se comprende como «equilibrio de mercado».

Por tanto, a medida que la balanza se incline más, bien sea hacia la oferta o la demanda, asimismo fluctuará el precio en el mercado para beneficiar ambas partes.

 

la teoría de la oferta y demanda

¿Cómo influye la competencia?

El movimiento de la oferta y demanda puede perturbar directamente al precio, y en otros casos, cuando la oferta o demanda alcanzan un punto máximo, el precio del bien puede verse afectado drásticamente.

Tipos de competencia

Entre los perfiles más comunes en el mercado se pueden encontrar los siguientes:

Competencia perfecta

Es una situación económica ideal y casi imposible de producirse en la realidad.

Define al mercado en el que el precio surge de la interacción entre los vendedores o compradores de un bien y otros elementos que lo producen o lo ofertan.

Su principal rasgo es que ninguno de los agentes puede influir, directa o indirectamente, en el precio.

Competencia imperfecta

Hace referencia al mercado donde los vendedores son capaces de alterar, de forma significativa, el precio de un bien o servicio dentro de un sector específico.

Se pueden distinguir distintos grados de competencia imperfecta:

  • Competencia monopolística: si bien existe una cantidad excesiva de vendedores en el mercado, cuentan con un poder nulo o casi nulo para influir en el precio de un bien.
  • Monopolio: surge cuando una empresa se adueña, mínimo, del 70 por ciento del mercando; otros, en algunas ocasiones, han abarcado hasta el 80 por ciento de la oferta. Un monopolio suele traducirse en la disminución de la calidad de un producto y el alza de los precios.
  • Monopsonio: es cuando, en el mercado, existe un único demandante y puede haber más de un oferente.
  • Oligopolio: hace referencia al mercado donde existe un mínimo de vendedores, frente a una demanda exhaustiva. Por otro lado, tal como sucede con Cola-Cola, es posible que la empresa se considere un monopolio en ciertas zonas, gracias a la carencia de competencia; pero, por norma general, siempre existe un rival.
  • Oligopsonio: aun teniendo un límite de demandantes, el número de oferentes es excesivo. En consecuencia, el control sobre la fijación de los precios o las condiciones de compra en el mercado, se modifica de acuerdo al comportamiento de los compradores y demandantes.

excedente y stock

¿Qué son los excedentes?

Usando la ley de oferta y demanda, los agentes económicos son capaces de comprender cuando gastan en exceso por un bien o servicio.

La diferencia entre lo que ellos están dispuestos a invertir y el precio de mercado actual, se comprende como «excedente del consumidor» y «excedente del productor».

El modelo de Marshall sienta sus bases sobre fundamentos, que, sin ellos, el sistema carecería de validez. Las condiciones que presume son las siguientes:

  • Independencia de la oferta y demanda: asume que la oferta, tanto como la demanda, son variables independientes, y, por tanto, no se afectan mutuamente.
  • Competencia perfecta e imperfecta: un mercado se podría catalogar competencia perfecta cuando se ofrece acceso general a información; por su parte, la competencia imperfecta aprecia la posibilidad de adquirir los datos económicos necesarios para analizar el mercado.
  • Curva de la oferta: su deducción se sustenta en los costes medios y costos marginales. Es ceñida por la existencia total de los recursos económicos. Por ejemplo, si la producción requiere recursos que no están disponibles, se alargan los tiempos de producción o se desconocen las demandas, la industria general presenciará excedentes temporales o escases, que, a corto plazo, no influirán drásticamente en el precio.
  • Curva de la demanda: presume que la demanda definida se mantiene estable en un periodo a largo plazo. El consumidor tiene el derecho y obligación de conocer cómo va a distribuir su presupuesto entre las distintas ofertas, cada una enfocada a preferencias o necesidades concretas. En caso de que el consumidor adquiera un producto por capricho o casualidad, al no existir una planificación previa ni maximización de la utilidad, no existirá la base que fundamente la curva definida. Las compras emocionales o compulsivas, por ejemplo, evitan que se cree una estadística realista.

Ningún mercado puede escapar de la ley de oferta y demanda. Es omnipotente y omnipresente en la economía actual. Por tal motivo, es imprescindible que las personas lo comprendan, ya que de ello radica el futuro de una empresa.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!