Seguridad informática para empresas: nociones básicas y consejos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

La seguridad informática para empresas se ha vuelto algo indispensable debido a los múltiples ataques que pueden sufrir los sistemas corporativos. Con el avance de las nuevas tecnologías, también han nacido nuevos métodos de robo de credenciales, secuestro de ordenadores, infecciones de equipos, entre otros.

Dentro de este contexto que se ha planteado a modo de introducción, las empresas de ciberseguridad se han convertido en las mejores aliadas para acabar con las amenazas que enfrentan los sistemas informáticos de empresas de diferentes sectores, sobre todo, en aquellas iniciativas que son de pequeño y mediano tamaño. Esto es así porque los ciberdelincuentes han cambiado sus objetivos: han puesto el punto de mira en las pymes y se han alejado de las grandes corporaciones, que han sido durante años la diana perfecta de estos hackers.

Para evitar este tipo de problemas, la mejor solución pasa por contratar un experto en ciberseguridad o una empresa especializada en este tipo de seguridad informática. 

Seguridad informática para empresas: nociones básicas 

Antes de contratar los servicios de una empresa o un experto de seguridad informática, es importante tener algunas nociones básicas para no empezar de cero en esta andadura. De esta forma, una de las primeras cosas que hay que saber es que la ciberseguridad de una empresa se suele dividir en tres partes claramente diferenciadas. Hablamos de la interna, la externa y la perimetral. ¿En qué consiste cada una de ellas? 

Ciberseguridad interna y externa

Es el tipo de seguridad a través de la cual se establecen las medidas a nivel local. Esto quiere decir que las medidas de seguridad pertenecen a una misma red y ofrecen protección al sistema cuando es vulnerable ante los ataques de carácter local o incluso ante las acciones que pueden llevar a cabo los usuarios, ya sea de manera voluntaria o involuntaria.  

En este caso, la seguridad cuenta con elementos defensivos para todos los sistemas informáticos que tiene la empresa y les otorga protección, principalmente para las amenazas externas que suelen proceder de Internet. 

Ciberseguridad perimetral 

Es la que engloba a todos los dispositivos electrónicos y elementos que se utilizan para proteger a los sistemas de manera física. Es decir, aquí estarían las cámaras de seguridad, vigilante de seguridad o escáner de retina.  

Si bien es cierto que existen estos tres tipos de seguridad, hay que tener en cuenta que, según los últimos datos que se han barajado, se sabe que, en los últimos años, los ataques de carácter interno han sido los más abundantes. Es decir, ataques que comprometieron principalmente datos privados, de ahí que implementar las medidas de seguridad interna sea tan importante. 

Dentro de las muchas medidas de carácter interno que se pueden utilizar, algunas de las más comunes son los antivirus locales que se suelen instalar en todos los servidores y ordenadores. También está la posibilidad de limitar a los usuarios según el tipo de cuenta que tengan o, incluso, los límites con respecto a los privilegios dentro de los sistemas operativos. Asimismo, otra medida común es utilizar de manera obligatoria las tarjetas identificativas.  

Para que los sistemas informáticos de un negocio estén perfectamente protegidos, se pueden escoger algunas medidas que suelen dar muy buenos resultados. En este sentido, algunos consejos que se pueden poner en práctica son los siguientes. 

Antivirus 

Es una de las medidas más utilizadas. Sin embargo, todavía hay empresas a las que se les olvida instalarlo. Se trata de una de las medidas más básicas y habituales que hay para proteger el sistema de virus, spyware y otras amenazas. No hay que olvidar que tener un solo equipo desprotegido, puede hacer caer a la red de toda la empresa.  

Wifi

Otro asunto relevante es proteger la red wifi de la empresa y, para ello, la mejor solución es instalar una contraseña bien reforzada. Por supuesto, nunca hay que dársela a cualquiera. En el caso de que la empresa suela tener visitas continuamente, una buena opción es configurar una red específica para invitados. 

wifi

Actualizaciones 

Es esencial que el software de los equipos se actualice de manera regular, al igual que los programas que se utilizan habitualmente. Hay que comprobar de forma periódica si las aplicaciones y el sistema operativo cuentan con los últimos parches de seguridad que se han lanzado al mercado, al igual que la base de datos del antivirus que se esté utilizando.  

Contraseñas 

Se trata del consejo de siempre: debemos utilizar contraseñas muy seguras, que sean complicadas de averiguar para los hackers. Es decir, se debe obviar el uso del nombre propio, de algún dato personal o de números correlativos, entre otros. Lo ideal es utilizar caracteres aleatorios, combinando números con letras y otros símbolos.  

contraseñas

El empleo en ciberseguridad  

Teniendo en cuenta el asentamiento de las nuevas tecnologías y el uso de la informática en las empresas en la actualidad, la ciberseguridad se ha convertido en un portal de empleo bastante importante. Cada vez con más frecuencia los negocios demandan perfiles profesionales expertos en esta área. Por este motivo, la oferta laboral en este terreno es muy amplia. Sin duda, es un consejo más que hay que tener en cuenta, puesto que contar con un profesional de este tipo significa tener en la oficina a un experto que va a velar por la seguridad de los sistemas informáticos de la empresa de una manera adecuada.  

En definitiva, un profesional de estas características conocerá a la perfección las mejores técnicas de seguridad informática para empresas y tendrá la formación en ciberseguridad que se necesita. Asimismo, contará con las competencias y habilidades correspondientes para desarrollar esta profesión. El experto en ciberseguridad tendrá que trabajar en cuatro áreas profesionales principales. En primer lugar, aplicará los criterios del hacking ético. También estudiará ingeniería inversa para poder conocer cómo es el funcionamiento de un malware y poder frenarlo. De igual modo, se encargará de gestionar la seguridad y el gobierno IT; es decir, el área dedicada a toda la parte legal y, finalmente, realizará análisis forenses para poder investigar los incidentes que han sucedido y cómo recuperar la información en el menor tiempo posible. 

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!