La economía en 2021: 8 tendencias que marcarán el mercado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Dr. Jens Ehrhardt, presidente del consejo ejecutivo de DJE Kapital AG.
Dr. Jens Ehrhardt, presidente del consejo ejecutivo de DJE Kapital AG apunta las 8 claves de la economía 2021.

Las previsiones apuntan a que 2021 nos deparará una evolución económica y bursátil positiva en 2021, dado que la Reserva Federal y el Banco Central Europeo han aumentado enormemente sus esfuerzos de flexibilización cuantitativa en la segunda mitad de 2020, por lo que, deberíamos observar un desarrollo favorable del mercado de valores en el primer semestre de 2021.

Por su parte, en el segundo semestre del año dependerá en gran medida de si la Reserva Federal continúa con su política de estímulo o si el desarrollo de la economía estadounidense y el aumento de la inflación estadounidense hacen que retroceda.

Las 8 claves de la economía 2021

  

1. El riesgo de las tensiones geopolíticas 

Además de la pandemia, el comienzo de una nueva Guerra Fría entre Occidente y Oriente también ha tenido un rol importante, por las restricciones al comercio mundial hacia China como hacia Europa. Un punto a favor sería que EE.UU. retire su agresión geopolítica en 2021 pero esto no parece muy seguro.

Por tanto, la geopolítica seguirá siendo un riesgo en 2021, por la situación en Bielorrusia, el último estado tapón entre la OTAN y Rusia después de la caída de Ucrania hacia Occidente. También podrían causar disturbios temporales las reivindicaciones territoriales en el Mar de la China Meridional.

  tensiones economías EEUU. y China

 

2. El dólar USA como arma geopolítica contra China

Hasta ahora, un dólar débil era positivo para los mercados de valores, ya que implicaba un aumento de la liquidez y dólar solía caer cada vez que se superaba una recesión. China en particular ha sufrido más que otros mercados en recesión debido a su gran cantidad de préstamos en dólares. Por tanto, un dólar fuerte también sería un arma geopolítica contra China, igual que las prohibiciones de exportación de semiconductores modernos a China impuestas por Estados Unidos. Este es un factor que podría ralentizar gravemente el desarrollo económico de China.

No obstante, China se esforzará para liderar todas las industrias clave del mundo antes de 2025. No es de esperar que surja en China un malestar social como el que hemos visto en Estados Unidos: la población respalda al gobierno y los intereses nacionales son muy populares. El país se enorgullece de su gestión de la crisis de la pandemia en comparación con Occidente.

  

3. Europa, lastrada por la deuda

En las últimas dos décadas, Europa se ha caracterizado por un desarrollo económico particularmente débil en comparación con Asia y Estados Unidos. Bajo la presión principalmente de Francia, se creó un fondo de ayuda de 750.000 millones de euros, especialmente para apoyar a los países mediterráneos, que se vieron particularmente perjudicados por la crisis del coronavirus.

la deuda en europaEsto, junto con el nuevo presupuesto quinquenal, ha dado lugar por primera vez a la creación de una deuda comunitaria europea de más de 1,8 billones de euros. Hasta ahora, la UE no ha podido asumir su propia deuda debido al Tratado de Maastricht. El presupuesto de la UE se financia con contribuciones de los estados miembros, y con la salida de Gran Bretaña desaparece el segundo contribuyente más importante después de Alemania.

Esta fue también la primera implementación de facto del concepto de los llamados eurobonos. La alineación de los tipos de interés en Europa probablemente sea también cuestión de tiempo.

Las tasas de interés extremadamente bajas o negativas y los préstamos corporativos LTRO (Targeted longer-term refinancing operations) por debajo de las tasas de interés del Banco Central Europeo, que están sujetos a primas adicionales, deberían estimular la economía europea en 2021 tanto como los déficits presupuestarios extremadamente altos de Europa. En la mayoría de los países europeos, es probable que sean de alrededor del 20% para 2020. En 2021, se puede esperar nuevamente una deuda elevada.

 

4. Perspectivas favorables tras la pandemia

Es probable que las perspectivas económicas para 2021 sean muy favorables no solo para EE.UU. y Asia sino también Europa si los problemas de la pandemia se solucionan. A medida que la economía mejore, los beneficios empresariales en Europa también deberían poder compensar los déficits relacionados con la política fiscal de los últimos diez años en comparación con Estados Unidos y Asia.

El único país que había escapado la política fiscal de Maastricht en los últimos años ha sido Francia. Después de Japón, Francia tiene la deuda total más alta del mundo, si se suma la deuda pública, la privada y, sobre todo, las empresas, que tienen la deuda más alta del mundo.

Francia podría hacerlo particularmente bien desde el punto de vista económico y en el mercado de valores en 2021 en vista de su deuda máxima sostenida y de las reformas impulsadas por Emmanuel Macron.

 

5. Asia: bajo valor y gran crecimiento

A nivel mundial es de esperar un buen rendimiento de los mercados asiáticos, incluido Japón; las valoraciones son bajas y el crecimiento es alto. El nuevo pacto económico de los países asiáticos, incluida Australia, con China como potencia líder, también es positivo.

En EE.UU. se puede observar una sobrevaloración y una concentración insana del dinero de los inversores en las empresas de Internet, pero es probable que este país pueda incluso extender su liderazgo a nivel internacional. Sin embargo, los intereses antimonopolio de Estados Unidos podrían obstaculizar esto, porque los gigantes de Internet podrían dividirse para promover la competencia.

En EE.UU. se puede observar una sobrevaloración y una concentración insana del dinero de los inversores en las empresas de Internet 

6. Estados Unidos: acciones sobrevaloradas 

Lo más saludable sería que los mercados de valores pudieran crecer a nivel internacional, pero hasta ahora los inversores institucionales y privados se han centrado casi exclusivamente en acciones estadounidenses.

En consecuencia, cinco gigantes de Internet de EE.UU. están valorados tres veces más que todas las acciones de Alemania y Gran Bretaña juntas. Y como muestra de esta situación: una empresa dedicada a la organización de conferencias online valía dos tercios del valor de todas las empresas de telecomunicaciones europeas juntas. Estas comparaciones ya recuerdan las sobrevaloraciones del año 2000.

  

7. Acciones con gran potencial

Aunque la comparación con 2000 no puede realizarse con exactitud por varias razones, para invertir capital con éxito hay que diferenciarse en el mercado. Las denominadas acciones de valor (value stocks) deberían tener un potencial de recuperación considerable.

De hecho, los índices bursátiles reflejan ganancias significativas durante los últimos tres años, aunque la mayoría de las acciones se encuentran por debajo de los máximos de enero de 2018. En comparación con los índices de referencia internacionales como el S&P 500, el índice alemán todavía está muy por debajo de su máximo histórico de 2000.

Esto demuestra que las acciones no están sobrevaloradas, especialmente en el contexto de tasas de interés históricamente bajas, que los bancos centrales tendrán que mantener bajas durante un período de tiempo más largo por razones económicas. De lo contrario, es probable que el nivel todavía opresivo de la deuda internacional se convierta en un problema.

 

8. Oro y bonos en la recesión; acciones para la recuperación 

El oro ha sido la inversión favorita de 2020 junto con los bonos del estado a largo plazo. Solo se ha detectado presión sobre el oro hacia final de año, cuando las tasas de interés crecen, especialmente para los bonos a largo plazo.

A esto se suma el hecho de que, desde el punto de vista técnico del mercado, los fondos de cobertura de EE.UU. en particular estaban sobreinvertidos de manera extremadamente unilateral en inversiones en oro, mientras que los compradores tradicionales de China e India se mantuvieron alejados en 2020.

Por tanto: oro y bonos del estado son óptimos en recesión severa. Si la economía mejora, lo que se puede suponer para 2021, el mercado de valores debería tener un rendimiento positivo en todos los ámbitos, al menos en la primera mitad del año.

  crecimiento de la economía 2021

Recomendaciones para 2021: mix entre crecimiento y valor 

A 17 de noviembre de 2020, el fondo de activos múltiples DJE – Zins & Dividende muestra una rentabilidad positiva. La gestora del fondo había reducido significativamente la asignación de capital en febrero / marzo de 2020.

Con el anuncio de los programas fiscales globales masivos y las políticas muy expansivas de los bancos centrales más importantes, el ratio de acciones se incrementó nuevamente en abril y mayo, y ahora es alrededor del 50%. Por el lado de los bonos, las ganancias se realizaron en bonos del gobierno de EE.UU. y se invirtieron sucesivamente en bonos corporativos seleccionados.

Al 30 de octubre de 2020, el 15% era bonos del gobierno y el 37% bonos corporativos. En general, la clasificación general en el segmento de bonos es actualmente BBB+ con una duración de poco menos de tres años. El cupón medio de la cartera de bonos se sitúa alrededor del 3,2%.

carteras de inversiónCon respecto a las acciones, actualmente hay sobrevaloración en sectores como servicios financieros o alimentos y bebidas, pero también hay valoraciones más altas en “sectores de valor” clásicos como materias primas o recursos básicos, productos químicos o seguros. Estos sectores deberían ofrecer un mayor potencial alcista en 2021 si la economía mejora.

En términos absolutos, el sector de la tecnología también tiene una mayor ponderación de alrededor del 6% del valor liquidativo y sigue siendo interesante debido al potencial de crecimiento aún considerable y los balances a menudo muy buenos y la alta generación de efectivo de las empresas.

Los subponderados o menos representados en DJE – Zins & Dividende hoy en día son principalmente el sector bancario y el segmento de petróleo y gas. Hace tiempo que la gestora del fondo abandonó en gran medida los productores tradicionales de petróleo y gas y se concentró en empresas de alto crecimiento del segmento de energías renovables, también denominadas “acciones verdes” de los operadores de parques eólicos y los fabricantes de turbinas.

De cara a 2021, la región asiática también parece ofrecer grandes oportunidades; la valoración de los mercados asiáticos es baja y el crecimiento es alto.

En total, la cartera de acciones de DJE – Zins & Dividende comprende actualmente casi 70 acciones individuales. El rendimiento medio por dividendo es actualmente de alrededor del 2,6% y está más que cubierto por un rendimiento medio del flujo de caja libre superior al 5%.

En nuestra opinión, la combinación equilibrada de sectores con potencial de crecimiento estructural y, a menudo, en gran medida no cíclico, y acciones de valor (cíclico) es actualmente una buena combinación para hacer frente a la pandemia del COVID-19 y, al mismo tiempo, no perder oportunidades potenciales de recuperación.

 

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!