Es hora de innovar y no solo de regular

.

Por: Martín Piqueras, profesor de OBS Business School y experto en estrategia digital en Gartner

La aprobación de la ley de la Inteligencia Artificial en el parlamento europeo es una muy buena noticia para los ciudadanos, los tecnólogos, las empresas y los organismos públicos. Aunque parezca contraintuitivo, la IA no es inteligente, sino que hace lo que el humano le dice sin entender si es arriesgado, bueno o malo.

Por eso, esta ley define los controles básicos que una compañía deberá implantar para evitar un uso negativo, exigiendo que las soluciones que se construyan con IA sean transparentes, es decir, permitan al usuario conocer de forma clara por qué le ha sido denegado un crédito, o una subvención, por ejemplo. También permite conocer su trazabilidad, o sea, saber de dónde han salido los datos que nos ofrece.

Regula la seguridad porque obliga a que los algoritmos no puedan ser manipulados por terceros maliciosos en su propio beneficio, y así logra que nuestros datos estén protegidos adecuadamente. Y también obliga a mantener la equidad para que un algoritmo creado con datos incompletos o parciales no pueda tomar decisiones de tipo racista, por ejemplo.

regulación de la inteligencia artificial

Además, la ley prohíbe utilizar la IA para aspectos no éticos como el Scoring social, que consiste en etiquetar a los ciudadanos usando su cara u otros factores biométricos. Y finalmente, la ley también ayuda a las organizaciones a diferenciar entre usos inaceptables, usos de alto riesgo, de riesgo limitado o de riesgo mínimo para que puedan añadir más o menos gobierno y control.

La regulación de la inteligencia artificial está bien, pero…

Esta nueva ley es, por tanto, una buena noticia. Sin embargo, es decepcionante que la Unión Europea sea quien la lidere. No es suficiente regular y multar por los efectos negativos que puede tener la utilización de una fantástica tecnología cuando esta se ha desarrollado y nos viene proporcionada por otras regiones del mundo.

La administración tiene que ampliar su foco y apoyar a las empresas que las crean y no solo dedicarse a añadir marcos regulatorios. Sería fantástico que Europa liderase políticas de innovación que fomentasen nuevas tecnologías y pudiésemos disponer de un Google propio, de nuestro servicio de Nube, nuestro servicio de IA o nuestro fabricante de chips, por ejemplo.

Le toca a Europa ahora aceptar que la tecnología está entrando en la vida del ciudadano, en su seguridad, en su salud, en su economía y en su calidad de vida, y acelerar la promoción de la creación de tecnologías con presupuestos serios para la innovación.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!