La batalla contra el plástico en la preservación del medio ambiente

.

La contaminación por plásticos es el tema central del Día Mundial del Medio Ambiente de este año. Tras las directivas y regulaciones aprobadas sobre el uso de este material, se prevé la llegada de nuevas soluciones transformadoras para la gestión de residuos y la protección de los entornos naturales. Veolia se muestra comprometida con una lucha que toca muy de cerca a la gestión integral del agua y de los recursos naturales.

La batalla contra el plástico en la preservación del medio ambiente

Varias décadas atrás, el plástico era visto como un material necesario en las industrias por su durabilidad y flexibilidad, además de su fácil acceso. En todos los sectores su uso se hizo masivo sin caer en la cuenta del problema que es hoy para el medio ambiente y la salud del planeta.

Buena parte del plástico utilizado hoy y entonces ha inundado bosques y océanos ocasionando una degradación en los ecosistemas terrestres y marinos y, en consecuencia, causando pérdidas de biodiversidad.

La batalla contra el plástico ya se ha instaurado en muchas grandes empresas mundiales y ha pasado a primer término en las agendas de muchos países. Siendo esto positivo, se necesita más acción e iniciativa para poner coto a la contaminación por plásticos en el planeta.

Es por ello que Naciones Unidas haya elegido este asunto como tema central para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente 2023 (5 de junio).

Plásticos de un solo uso

Cierto es que es el plástico ha cubierto muchas de las necesidades de las empresas y los seres humanos en la historia reciente, pero se ha demostrado que, a la larga, este material está resultado dañino para todos, especialmente los plásticos de un solo uso.

Según Naciones Unidas, anualmente se producen en el mundo más de 400 millones de toneladas de plásticos, de los que la mitad se destina para un solo uso. Además, la organización destaca que se recicla menos de un 10% y que una parte importante de los desechos plásticos (entre 19 y 23 millones de toneladas) termina en ríos, lagos y mares.

Según Naciones Unidas, anualmente se producen en el mundo más de 400 millones de toneladas de plásticos, de los que la mitad se destina para un solo uso. Además, la organización destaca que se recicla menos de un 10% y que una parte importante de los desechos plásticos (entre 19 y 23 millones de toneladas) termina en ríos, lagos y mares

Esta situación ha afectado a más de 800 especies marinas y costeras. Y ya se sabe: el deterioro de la fauna marina y la contaminación de las aguas subterráneas termina por causar problemas de salud para los seres humanos.

Ante esta situación, los Estados Miembros de Naciones Unidas acordaron en 2022 una resolución para acabar con la contaminación por plásticos y se prevé que para finales de 2024 un comité intergubernamental de negociación tenga listo un instrumento jurídico vinculante.

Dado el carácter de urgencia, se necesita que cada actor, en su ámbito, se implique en esta batalla y se aproveche la innovación y los avances científico – tecnológicos para movilizar medidas ambientales transformadoras.

gestión de residuos en Veolia
Gestión de residuos en una planta de Veolia.

La acción de Veolia en el medio ambiente

Entre tales actores, Veolia reivindica su estrategia en torno a la preservación del medio ambiente y de los recursos naturales, con soluciones que involucran a la gestión del agua, residuos y energía, y el desarrollo sostenible de ciudades, industrias y agricultura.

Desde 2022, Veolia cuenta con Agbar como hub de conocimiento del agua, lo cual ha supuesto un valor añadido para sus servicios, dado el know how y experiencia de esta compañía española que actualmente presta servicio de agua a 13 millones de habitantes en más de 1.200 municipios.

Actualmente, en un contexto de impacto del cambio climático y con el problema de sequía que arrastra España, Agbar enfoca su estrategia hacia el desarrollo de soluciones que ayuden a preservar el agua y los recursos naturales, así como a restaurar los ecosistemas.

Los años que lleva trabajando el grupo bajo este enfoque se han traducido en soluciones basadas en la propia naturaleza y en una transformación de sus infraestructuras.

Entre dichas soluciones inspiradas en el funcionamiento de los ecosistemas, se pueden destacar dos proyectos en España. En Rojales, (Alicante), Hidraqua, parte del grupo, ha creado una zona húmeda artificial con agua regenerada que, además, evita vertidos al medio en episodios de lluvias torrenciales.

Parque El Recorral en Alicante.
Parque El Recorral en Alicante

El proyecto se ha llevado a cabo en colaboración con el ayuntamiento de la localidad y la Asociación Faunatura en el parque de El Recorral y los resultados han favorecido a la biodiversidad autóctona. Además, el aumento de insectívoros en la zona ha ayudado a controlar plagas y así evitar el uso de fertilizantes gracias a la instalación de cajas nido para aves y murciélagos.

Otra colaboración con el consejo comarcal de la Garrotxa y el ayuntamiento de Sant Joan les Fonts (Girona) ha cristalizado en un proyecto de restauración de los humedales artificiales de depuración en donde se ubica la depuradora de Begudà.

Desde soluciones naturales, se ha mejorado la calidad de los ecosistemas y las especies acuáticas del río Turonell. Entre otras cosas, los trabajos han consistido en la retirada de sendimentos de las balsas interconectadas, la reducción de la vegetación ruderal, la instalación de refugios para murciélagos, anfibios y polinizadores, así como la restauración de una zona yerma del parque natural de la Garrotxa.

Desde el punto de vista de la transformación de las infraestructuras, Agbar avanza hacia la economía circular con la renovación de sus depuradoras tradicionales para convertirlas en ecofactorías.

Este nuevo modelo se basa en la filosofía del residuo 0 y se apoya en la digitalización y en la implantación de nuevas tecnologías. En estas ecofactorías se regenera el agua para nuevos usos, se valorizan residuos para producir nuevos recursos y también se producen energías renovables. Todo ello genera un impacto positivo para el medio ambiente.

agua regenerada en el Parque El Recorral de Alicante
Otra perspectiva del Parque El Recorral, Alicante.

La gestión de residuos y plásticos por parte de Veolia

En lo que respecta a residuos, Veolia dispone de una variedad de servicios para gestionar cualquier tipo de ellos: sólidos, líquidos, peligrosos, etc. Desde la recolección, reciclaje y valorización como nuevos materiales o energía, la organización también está impulsando la economía circular a nivel global.

Paralelamente, estas actividades están ayudando a sus clientes a la hora de impulsar la descarbonización. La transformación desde esta vertiente está resultando muy positiva para mejorar la calidad de vida de los ecosistemas y, por ende, de las personas.

En el caso concreto de los plásticos, el grupo cuenta con dos plantas de reciclaje en España, situadas en localidades de Sevilla y Badajoz. Gracias a ellas y las soluciones integrales que ofrecen, se está consiguiendo dar una nueva vida al plástico y transformarlo en materia prima secundaria que sirva para fabricar nuevos envases.

Red by Veolia, la planta de Alcalá de Guadaira (Sevilla), está especializada en el reciclaje de plásticos industriales, posconsumo y agrícolas. Cada año, es capaz de tratar aproximadamente 120.000 toneladas de residuos.

Por su parte, TorrePET by Veolia, situada en Torremejía (Badajoz), destaca por el reciclaje del plástico PET, uno de los más utilizados en las industrias de gran consumo, concretamente en la alimentaria.

La planta pacense puede gestionar más de 60.000 toneladas de residuos plásticos al año y 30.000 toneladas de granza de PET reciclado con calidad alimentaria para botellas. Esta infraestructura goza de gran prestigio al contar con desarrollo propio de I+D y tecnología avanzada.


reciclaje de plásticos de un solo uso

Plástico de un solo uso, en el punto de mira

Según datos aportados por Naciones Unidas, los envases y embalajes utilizan alrededor del 36% de todos los plásticos producidos en el mundo. Estas actividades son las que generan el mayor número de desechos plásticos de un solo uso. El 85% de estos materiales que utiliza la alimentación y las bebidas termina en vertederos, gestionándose, por tanto, de una forma inadecuada.

 

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!