¿Qué es la formación programada y por qué la necesitan las empresas?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Muchos debates y eventos actuales se están centrando en la formación como solución al desempleo y al problema de captación de talento de las empresas. En este post nos vamos a centrar de la formación programada como método de adaptación de los negocios al nuevo talento que requieren.

 

Para SmartMind, firma especializada en diseño de contenidos digitales para formación, este tipo de formación puede solucionar la gran brecha que existe entre las necesidades de las compañías con respecto a los profesionales que disponen en sus plantillas.

 

Según Pablo Lobato, CEO de SmartMind, «en los últimos meses se han producido una serie de fuerzas transformadoras, que impulsadas por innovadores modelos de negocio, impensables tan sólo hace unos pocos años, hace no solo necesaria, sino urgente, una adaptación de las empresas al talento que los nuevos tiempos requieren”.

 

Pablo Lobato Smart Mind
Pablo Lobato, CEO de SmartMind.

 

¿En qué consiste la formación programada?

 

Por tanto, habría que apostar desde ya por la formación programada, es decir, un tipo de formación que es subvencionada y que ofrece cursos y actividades directamente relacionadas con las actividades que desempeñan los empleados en las empresas. El objetivo que se persigue es que se incrementen las capacidades productivas de estas personas, así como su competencia.

 

Impulsar la formación programada en España exige que los trabajadores estén alineados con la estrategia de la compañía. De esta forma, este modelo puede ser clave para alcanzar las metas de transformación que se proponga cada negocio.

 

Por otro lado, la formación programada es totalmente gratuita para los trabajadores que la reciben y no supone ningún coste para la empresa, ya que se bonifica a través de la Seguridad Social el importe de los cursos. En este sentido, de la formación programada se benefician tanto los empleados que reciben los cursos, como la empresa, al contar con un personal más eficaz y productivo, que impactará positivamente en los resultados de la empresa.

 

Lo digital se impone

 

A partir de esta premisa, entran a escena las diversas formas de ejecutar la formación programada. No obstante, la crisis sanitaria ha mostrado que se han impuesto métodos online, e-learning y formación híbrida.

formación-empresas

Para Pablo Lobato «es fundamental realizar previamente un diagnóstico de conocimiento digital y de las posibles brechas, respecto a las necesidades de las compañías, para diseñar programas personalizados que subsanen la ausencia de habilidades y conocimiento digital de los empleados«.

 

Gracias a las bondades de la digitalización, las empresas obtienen grandes masas de datos para analizar y estudiar tendencias sobre lo que funciona y lo que no. Lo cierto es que se trata de un modelo de aprendizaje constante tanto para las empresas como los propios profesionales.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!