El ecommerce actual no es sostenible con el medio ambiente

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

El informe Sostenibilidad y Covid 19 realizado por las profesoras May López y Elena Búlmer (EAE Business School) explica que han aumentado un 15% los residuos domiciliarios de empaquetado debido al incremento del ecomerce y la sobreprotección de los alimentos por el Covid-19. A nivel mundial, en marzo las ventas de bienes de consumo envasados se incrementaron un 10%. 

También aumentaron los residuos generados por el uso de mascarillas, guantes y otro material sanitario que, mezclados con el resto de residuos, “han limitado el tratamiento y reciclado por priorizar la prevención ante contagio durante el proceso de recogida y gestión”, explica Elena Búlmer, profesora de EAE Business School.

“Asimismo, se han visto reducidas e incluso eliminadas algunas prácticas sostenibles que ya estaban implementadas como la reutilización de materiales y compartir productos y servicios al percibirse como prácticas de riesgo”, añade la profesora Búlmer.

“Es clave trabajar sobre un nuevo modelo de producción basado en la Economía Circular con el que se conseguiría reducir al 50% el total de emisiones de GEI producidas por la gestión de materiales y la generación de residuos. Un modelo que busque reducir el impacto producido por la extracción de materiales, aumentar la vida útil de los productos y el uso de materiales secundarios; que tenga en cuenta el diseño del producto, la eficiencia en su producción, transporte y uso; y además, es necesario el establecimiento de procesos más eficientes y menos intensivos en energía para el reciclaje y tratamiento de residuos”

Ciudades menos contaminadas por el Covid-19

El bloqueo de las ciudades, con la ausencia de actividad industrial y empresarial y la parada en la movilidad urbana, ha dado lugar a un impacto positivo en la calidad del aire a nivel local, con unos descensos históricos en contaminantes atmosféricos. Las emisiones de gases efecto invernadero han bajado durante el confinamiento en torno a un 25%, aunque este dato sigue situándose por encima de los valores necesarios para alcanzar los compromisos de París, tal y como recoge el informe de EAE. En Barcelona, el descenso de dióxido de nitrógeno ha sido de un 83%; en Madrid de un 73%; en Castellón de un 76%.

“Esta tendencia de mejora de la calidad del aire podría tener su contrapartida debido a la necesidad de garantizar el distanciamiento social, porque ha provocado la reducción del uso de transporte compartido, público y privado, un mayor uso del coche privado y una mayor dependencia del e-commerce”, alerta la autora del informe Elena Búlmer.

ecommerce

El impacto del ecommerce en la sostenibilidad

El estudio de EAE Business School recientemente publicado El estado del e-commerce y el retail. Un crecimiento en evolución ante la incertidumbre del COVID-19,  ya revelaba que un 30% de los consumidores encuestados por EAE comprará más por internet a raíz de la crisis del Covid 19. Otro dato recogido en este estudio aseguraba que el 8,3% ha comenzado a comprar productos de alimentación a través de internet y un 4% de encuestados ha empezado a comprar por internet en general. 

“El crecimiento a dos dígitos anuales del e-commerce implica el aumento del número de vehículos dedicados a la distribución de mercancía, que se multiplica con el compromiso de numerosas empresas de entregar los productos el mismo día o al día siguiente. Este compromiso dificulta planificar las entregas con antelación u optimizar las diferentes rutas o la capacidad de carga de los vehículos y, por lo tanto, hacen falta más para realizar las entregas. Esto genera un mayor impacto ambiental directo e indirecto al congestionar también las zonas en las que operan”, afirma la autora y profesora de EAE Business School May López. 

“Por otro lado, el establecimiento de políticas de devolución de los productos, que en muchos casos son sin coste adicional para el cliente, provoca que el porcentaje de devoluciones vaya aumentando año tras año y se haya incorporado como una parte más dentro del hábito de compra. De hecho, en 2019 España se situó como el cuarto país europeo que más devoluciones efectuó”, añade López.   

“Es necesario reforzar los sistemas de transporte sostenible en España para poder alcanzar los objetivos establecidos en las directrices de movilidad europeas y el Pacto Verde Europeo”, alerta la profesora May López.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!