Saxenda, punto de inflexión para el tratamiento de la obesidad

.

Es una emergencia sanitaria, según explican los expertos. La obesidad está llegando a unas cifras preocupantes, con todo lo que ello conlleva para el modelo de salud y las patologías derivadas del sobrepeso.

Las previsiones admiten que el crecimiento de esta enfermedad podría pasar de afectar al 22% de la población adulta en 2020, al 37% en el año 2035.

Uno de los motivos detrás de esta evolución, según la jefa del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ruber Internacional, la doctora Susana Monero, se explica desde la biología de las personas y su capacidad de almacenar grasa en el tejido adiposo. Ni más ni menos, es una cuestión de supervivencia.

El cuerpo humano siempre ha respondido de esta forma a lo largo de la historia, pero lo que cambia en estos momentos es el medio que le rodea.

La también secretaria de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) alude a los alimentos que ingerimos en estos tiempos y al estilo de vida actual.  “Hay alimentos que son fáciles de conseguir, baratos, muy calóricos, y eso ha alterado la forma de vivir, donde moverse cuesta esfuerzo. Además, tenemos más estrés, falta de sueño, más tóxicos ambientales y otras muchas circunstancias favorecedoras del aumento de peso. Y si a ello le sumamos la importancia hedónica de la comida, el disfrute emocional, el fenómeno de recompensa, y el hecho de que   seguimos utilizando la comida y le damos la misma importancia social y cultural que nuestros antepasados, cuando esta era un bien escaso, y el que la poseía era el que dominaba, entenderemos que ganar peso es mucho más fácil que no ganarlo o mantenerlo”, matiza la doctora Monereo.

Dra.-Susana-Monereo habla sobre Saxenda para la obesidad
Dra. Susana Monereo.

Es un círculo vicioso de difícil salida y además los tratamientos convencionales de restricciones en la dieta y el aumento de actividad física no es suficiente en gran parte de los casos. Se pierden kilos, se recuperan… y vuelta a empezar. Este proceso lo corrobora el estudio Action-IO, en donde se concluye que la mitad de las personas con obesidad han hecho un mínimo de 4 tratamientos serios para adelgazar con dietas y actividad física, con las que conseguían pérdidas importantes de peso y un porcentaje elevado de pacientes supera los 20 intentos a lo largo de su vida.

Saxenda, un cambio de paradigma en la obesidad

Cuando el peso superaba ciertas, cantidades estos pacientes pasaban por cirugía laparoscópica no sin temor. Todo empezó a cambiar con técnicas menos invasivas y con la introducción del fármaco Saxenda en 2018. Con él, se consiguen perdidas de alrededor del 10% en personas diagnosticadas de obesidad. “Empezábamos a ver luz al final del túnel”, destaca la doctora. Se trata de un fármaco seguro y eficaz que reduce el hambre porque produce saciedad.

Pero, la ciencia avanza y con ella llegó un fármaco derivado de Saxenda capaz de conseguir pérdidas de peso superiores al 20%. En este caso, se trata de Wegoby, comercializado en Estados Unidos y no aún en Europa para la obesidad.

Tras Soxenda y Wegoby, las investigaciones no cesaron y llegó el turno de la Tirzepatida, procedente de la familia de los dos anteriores y con un alcance estimados de pérdidas de peso del 30%. Sube el porcentaje y se aseguran menos efectos secundarios y mayores beneficios a largo plazo para los pacientes. Según Monereo, “este medicamento, que podría administrarse hasta estabilizar el peso, es eficaz, seguro y puede ser una alternativa a la cirugía bariátrica”. El futuro es muy prometedor, ya que otros fármacos están en fase 2-3 de ensayos clínicos.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!