Cómo beneficiarse de la Economía Colaborativa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

La economía colaborativa es un recurso que se ha puesto muy de moda en los últimos años gracias a nuestra predisposición de compartir conocimientos e información, y se ha visto impulsada por las tecnologías actuales.

Una definición bastante acertada podría ser la de un tipo de económica que soluciona las necesidades del ciudadano actual de una forma mucho más práctica, barata y personalizada, consiguiendo un nivel de calidad mucho más alto que el que se logra con la economía convencional.

En ella, existen elementos que permiten buscar un punto intermedio entre la oferta y la demanda genera entre relaciones entre iguales, o entre particulares y profesionales, a través de diferentes plataformas.

Tú has usado algunas de estas plataformas, pero es posible que todavía no lo sepas. Estas son algunas de las más conocidas:

  • Airbnb: plataforma en la que cualquiera que tenga una casa puede alquilarla, o tan solo una habitación. No hay ninguna inmobiliaria ni otros intermediarios relacionados, más que la plataforma.
  • BlaBlaCar: la forma más fácil para ahorrar a la hora de viajar. Esta aplicación interconecta a personas que van a viajar con viajeros que quieren llegar al mismo destino compartiendo coche.
  • Eatwitch: el concepto es que puedas reservar una cena en casa de un desconocido, o convertirte tú en el anfitrión.
  • Wallapop: El sitio de compraventa de artículos con más actividad en estos momentos. Aquí podrás vender todo lo que necesitas y encontrar ofertas de lo más interesantes.

Para que puedas entender mejor cómo beneficiarte de la economía colaborativa, te invitamos a seguir leyendo para conocer sus pros y contras con detalle:

¿Qué ventajas tiene la economía colaborativa?

1. Te permite ahorrar

Esta es la ventaja por excelencia de la economía colaborativa. Cómo se está produciendo un intercambio de bienes, los productos o servicios que se ofrecen se pueden conseguir a un precio mucho más económico que si lo buscásemos en el mercado convencional.

Supone una interesante manera de abaratar los costes, de hacer que un viaje te salga mucho más económico, de hospedarte al mejor precio, poder vender tus artículos sin tener que pagar exageradas comisiones, entre otros recursos.

2. Sostenibilidad

Estamos cada vez más concienciados de que el impacto del hombre en la naturaleza es muy drástico, y de que si no cambiamos las cosas estamos condenando a nuestro mundo.

La Economía colaborativa tiene impacto positivo en el cuidado del medio ambiente.

Con la economía colaborativa se fomenta el desarrollo sostenible: fomenta el uso de productos de segunda mano que muchas veces no se reciclan, sino que terminan tirándose al contenedor de basura convencional.

También nos ayuda a encontrar cosas que no podríamos obtener de otra manera.

  • Por ejemplo, si queremos hacer un viaje a un lugar determinado, es posible que no existan trenes, y Blablacar pueda cubrir esta necesidad.
  • Si necesitamos alojarnos una noche en un lugar apartado de la ciudad, quizá no haya hoteles cerca, pero si una habitación disponible en Airbnb.
  • Si estamos buscando un artículo que esté descatalogado, y que no se pueda conseguir de ninguna otra forma, aplicaciones como Wallapop nos lo ponen muy fácil.

3. Optimiza recursos

La economía colaborativa nos permite aprovechar de una mejora manera todos aquellos recursos con los que contamos. Imagina que tienes un coche al que no le estás dando uso, pero estás pagando los impuestos pertinentes y su mantenimiento.

En lugar de venderlo, o buscar un garaje en el que apartarlo mientras va perdiendo valor, puedes usar plataformas como Drivy. Esta te permite alquilar tus vehículos de una forma completamente segura. En el caso de que pase algún tipo de incidente, estarás cubiertos por los seguros que ofrece la compañía.

4. Ponte la base para la creación de nuevas empresas

Con la economía colaborativa es posible crear negocios. Contribuye a estimular la economía, a reducir los gastos para hacer más atractiva la idea de cara a posibles clientes y a conseguir un extra de dinero que puede ayudarnos a llegar a fin de mes.

Pero, incluso, algunos pueden sacarse hasta un sueldo, incluso más, con estas plataformas.

Hay quien se dedica a la compraventa de artículos a través de Wallapop, o quien tiene varios pisos y alquila sus habitaciones en plataformas como Airbnb.

Amplia las posibilidades para que cualquiera pueda buscarse la vida.

5. Crea más oferta para el usuario

La economía colaborativa amplía la oferta de productos y servicios.

No solo nos vamos a encontrar unos precios más económicos, sino que amplía la oferta de productos/servicios que costaría encontrar de otra manera.

Un usuario podría estar buscando ropa económica para entrenar, aunque sea de nueva temporada, o quizá un mueble usado para restaurar e integrarlo en un estilo decorativo rústico.

Lo cierto es que hay muchas posiciones en la economía colaborativa.

Para empezar a beneficiarte de la economía colaborativa deberías analizar las plataformas y aplicaciones que tienes, además de los recursos que puedes ofrecer. Piensa en si hay algo que no estás utilizando y dale una vuelta a ver cómo le puedes sacar más partido.

¿Alguna desventaja?

Pero no todo es bueno en la economía colaborativa: hay ciertas desventajas que deben tenerse en cuenta.

  • Regulación: las nuevas tecnologías tienen el problema de que se suelen desarrollar más rápido que las leches. Aunque no es habitual, podrían darse algunos problemas o engaños que no tendrían todavía una solución en la legislación. No obstante, tarde o temprano habrá una normativa o ley que regule la plataforma en cuestión.
  • Falsos autónomos: esta ventaja deriva de la anterior; el hecho de que existan estas zonas grises hace que muchas personas se aprovechen de sus empleados teniéndolos como falsos autónomos (que ellos se pagan la seguridad social) para ahorrarse los costes de la contratación y mantenimiento.
  • Competencia desleal: otro problema derivado de la falta de regulación. Actualmente hay muchos entrenamientos con el sector hotelero con Airbnb y de los taxistas con plataformas como Uber. Sin embargo, es el futuro y es importante adaptarse a los cambios de la economía colaborativa para encontrar unos precios mucho más justos.

Conociendo sus principios, y algunas de sus plataformas, puedes empezar a beneficiarte de la economía colaborativa desde ya mismo.


Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!