15 grandes directivos aportan su visión en “El arte de liderar”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Alfonso Jiménez, socio-director de PeopleMatters ha coordinado “El arte de liderar” (Almuzara), en donde 15 consagrados ejecutivos comparten sus experiencias en materia de liderazgo.

El liderazgo es un arte, y si no, que le pregunten a los ejecutivos que tratan de lidiar el día a día en sus empresas. Para inspirar a todos esos jefes, recomendamos la lectura de AED “El arte de liderar”, coordinado por el socio-director de PeopleMatters, Alfonso Jiménez, y editado por Almuzara.

Además del coordinador, a la presentación de la obra han asistido la consejera delegada de Bankinter, Mª Dolores Dancausa, el vicepresidente de Grupo Social ONCE, Alberto Durán, así como el editor y ex ministro de Trabajo, Manuel Pimentel.  

Los participantes en este volumen son: Carme Artigas, Secretaria de Estado de Digitalización e IA del Gobierno de España; Nuria Cabutí, CEO de Penguin Random House Grupo Editorial; Fuencisla Clemares, directora general de Google España y Portugal; Fernando Cogollos, consejero de Northgate PLC; María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter; Bill Derrenger, director general de Osborne; Alberto Durán, vicepresidente primero del Grupo Social ONCE; Rafael Fontana, presidente ejecutivo de Cuatrecasas; Jaime Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell; Frutos Moreno, presidente y CEO del Grupo TBWA\España; Sara Muñoz, consejera delegada de Biogran; Alejandro Pociña, presidente de Steelcase para España y Portugal; Francisco J. Riberas, presidente ejecutivo de Gestamp; Elisabeth Stampa, CEO de Medichem; y Richard Weissend, presidente de Heineken España.

Presentación de El arte de liderar en la AED

Lo que caracteriza a todos ellos es precisamente la dirección de un grupo de personas hacia un fin común. Sin duda, esto de ser directivo se trata de una profesión que exige un gran compromiso profesional y personal, donde se debe aprender a superar los propios miedos para mejorar sus capacidades y saber enfrentarse a la soledad de la toma de decisiones, entre muchas otras situaciones de su día a día.

“El arte de liderar” en 10 claves (AED)

Construcción de equipos. Las personas son una parte fundamental para arropar la función directiva. Un buen líder debe aprovecharse de su conocimiento y combinarlo con el resto de talento en un negocio. Además de rodearse de los mejores, un jefe debe saber delegar en las personas tareas relevantes.

Comunicación eficaz y transparente. Tan importante es comunicar bien como ser transparente. Respecto a esta máxima, es fundamental las reuniones de trabajo para el intercambio de impresiones. Este diálogo puede ser muy enriquecedor para enderezar el rumbo de una empresa.

Conocimiento del negocio y del mercado. Conocer el escenario de una empresa es esencial en esta época de cambios vertiginosos. Y es que un buen directivo debe saber anticiparse a esos cambios y por ello debe estar abierto al aprendizaje continuo.

Innovación. Ser directivo en esta era es sinónimo de ser bandera de la innovación. Por ello, un rasgo que distingue a un buen líder es su curiosidad. No es baladí que el directivo tenga un carácter emprendedor y que no castigue el error, sino que aprenda de él.

Disciplina y autenticidad. La improvisación solo debe aparecer en momentos muy puntuales. Por norma, debe primar el sentido común y el rigor en la tarea directiva. De este modo, los responsables de las empresas deben estar exigidos por el análisis continuo en sus tomas de decisiones.

La sana ambición. Tal y como se expresa en el libro, la ambición debe ser entendida como ‘motor para progresar y mejorar cada día’. No hay que obsesionarse con conseguir el éxito.

Pimentel, Durán, Dancausa y Jiménez presentan El arte de liderar

Diversidad. Las empresas, al igual que el mundo, son diversas. La diversidad de los equipos debe ser tomada como una ventaja competitiva.

Cuidado físico y mental. Para llevar un negocio, lo primero es llevar bien tu vida. Es decir, sentirse bien con uno mismo. Jiménez mantiene que “los directivos tienen que saber hasta dónde pueden llegar ellos y sus equipos, no exigiendo niveles de estrés de manera permanente”.

Equilibrio y conciliación. Aparcar el trabajo y dedicar tiempo a los seres queridos, hacer deporte, hobbies… El directivo debe ser ejemplo en conciliación para todos los miembros de una organización.

Pasión. Sin pasión, no hay líder. La actitud y el sentir orgullo por lo que uno hace es la piedra angular de todo liderazgo.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!