Por una inclusión real: juntos creamos empresas de campeones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

En España, la tasa de actividad laboral de las personas con discapacidades, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados en 2017, sólo de un 35%, frente al 78% de la población sin discapacidad.

Esto demuestra que aún queda mucho por hacer para lograr una inclusión real y efectiva de todas las personas en la sociedad, independientemente de las distintas capacidades que cada uno de nosotros pueda tener. 

Con el fin de contribuir a paliar esta situación, desde la Unión Europea proponen metas de crecimiento para que el número de personas con discapacidad, especialmente intelectual, en puestos de trabajo de calidad crezca.

Tanto es así, y tan relevante es apostar por el empleo como herramienta de desarrollo, autonomía y crecimiento, que la ‘Estrategia Europea sobre Discapacidad’ 2010-2020 indica que el empleo “asegura una independencia económica, fomenta los logros personales y ofrece la mejor protección frente a la pobreza”. 

Inclusión en el tejido empresarial.

Conseguir este objetivo no es sencillo, y requiere del apoyo de distintos agentes, entre ellos el tejido empresarial, cuya implicación en este y otros muchos aspectos es esencial para el progreso social, más si cabe desde que las empresas han comenzado hace unos años a entender la importancia de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) e incrementan, año tras año, su apoyo y compromiso con aquellas causas y personas que requieren mayores apoyos.

La labor de la FUNDACIÓN JUAN XXIII RONCALLI

Y aquí es donde entra en juego el papel de entidades sin ánimo de lucro como FUNDACIÓN JUAN XXIII RONCALLI que tras más de medio siglo trabajando en favor de la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad intelectual, se alza como una organización de referencia a la hora de fortalecer la responsabilidad social de las empresas.

Y lo hace trabajando de la mano de sus compañías colaboradoras, poniendo su expertisea su disposición y atendiendo a su negocio, a sus necesidades e intereses en perfecto equilibrio con las necesidades de las personas con discapacidad intelectual, diseñando alianzas y generando sinergias que enriquecen a todas las partes implicadas y a la sociedad en su conjunto.

La importancia del trabajo inclusivo.

Con ese objetivo, y en su afán de ejercer como “palanca” de concienciación y sensibilización entre los trabajadores de las empresas en relación a la importancia de la incorporación al mercado laboral de las personas con discapacidad, FUNDACIÓN JUAN XXIII RONCALLI ofrece entre sus acciones de RSC charlas informativas y motivacionales enfocadas a la importancia del trabajo en equipo y hacer que estos sean inclusivos, potenciando las capacidades de todos, ya que estamos convencidos de que tener capacidades diferentes supone contar con distintos talentos y eso enriquece al equipo en su conjunto.

Un embajador de lujo, actor de la película Campeones

A través de la figura de Roberto Chinchilla, embajador de la Fundación y actor de la película “Campeones”, y junto a un profesional de la entidad, se hace participes a los trabajadores de las empresas en charlas dinámicas que tienen la misión de demostrar la importancia de la diversidad en el entorno laboral, recurriendo a la premiada película de Javier Fesser como ejemplo de inclusión, liderazgo, motivación, superación y éxito logrado gracias a un verdadero equipo de campeones. 

Así, se transmiten desde la Fundación valores como la confianza, el compromiso o la responsabilidad, empoderando a las personas con discapacidad intelectual, tanto por su papel en la película como por el trabajo de Roberto como motivador y parte del equipo de marketing de la Fundación.

Esto enriquece a la empresa, tanto desde la alta dirección, quien marca las líneas estrategias de RSC, como a los trabajadores, que sienten orgullo de pertenencia por formar parte de la plantilla de una empresa responsable y que son, en definitiva, quienes han de integrar en el día a día con compañeros de trabajo con discapacidad.

Sólo asegurando oportunidades laborales para todas las personas se puede desarrollar el potencial de cada una de ellas y su libertad en la toma de decisiones. Y aunque en los últimos años la tendencia a desarrollar este tipo de iniciativas es ascendente, lo cual permite conquistar más derechos para las personas con discapacidad, aún queda mucho por hacer. Por ello, es necesario que se potencien estas acciones para impulsar el compromiso social empresarial y seguir avanzando hacia un futuro más inclusivo, en el que cabemos TODAS LAS PERSONAS. 


Por Miguel Ángel San Juan – Responsable de Marketing y Comunicación. Fundación Juan XXIII Roncalli

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!