¿Para cuándo la recuperación económica?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Desde verano del año pasado hemos sido testigos de cómo se puede postergar un escenario económico durante meses sin cambiar un ápice los argumentos que lo sostienen. Los principales reguladores y organismos internacionales pronosticaban la vuelta al crecimiento para el último trimestre de dos mil veinte, luego fue para el primer trimestre de 2021 y ahora hablamos del segundo trimestre de este año.

recuperación económica

Recuperación económica: ¿cómo y cuándo?

Es evidente que cada vez estamos más cerca de la aclamada recuperación económica, y que el proceso de vacunación es el pilar en torno al cual giran todos estos pronósticos.

Personalmente creo que la segunda parte de este año veremos esa ansiada vuelta a la nueva normalidad y al crecimiento de la economía. Pero tan importante es la pregunta del “cuándo lo haremos” como la pregunta del “cómo será esa recuperación”.

El cómo determinará si estamos ante una recuperación fuerte o débil, estructural o coyuntural, que nos permitirá recuperar los miles de puestos de trabajo perdidos o no, etc. Y si bien soy muy optimista en cuanto al “cuándo”, no lo soy tanto respecto al “cómo”. El principal soporte con el que contamos en España es la inyección prevista de 140.000 millones de euros procedentes de la Unión Europea.

Pero para que todo ese dineral contribuya a cambios estructurales, y no meramente coyunturales, hay que invertirlos bien. Y por desgracia, viendo el plan presentado por el gobierno, nada apunta a que se vaya a hacer bien.

Nuestros actos durante el último año hablan por sí mismos, el país con mayor desplome económico, el país con mayor déficit de la Unión Europea, el país que menos apoyo ha dado al tejido empresarial, el país que más maltrata al trabajador autónomo, el único que ha mantenido o intentado subir impuestos en medio de la pandemia, el país que ha demostrado una falta de rigor presupuestario aumentando el gasto en asesores y Administración Pública.

Y la excusa de que estamos muy expuestos al turismo no nos sirve, porque también lo están países como Portugal o Grecia y lo han hecho mucho mejor que nosotros.

subidas de impuestos

Tampoco hay que olvidar que toda la solución que se ha arbitrado para reducir el impacto económico de la pandemia se ha centrado en estímulo monetario y fiscal sin precedentes a nivel mundial, lo que nos ha hecho incurrir en un endeudamiento crónico muy peligroso. Tarde o temprano, cuando llegue la recuperación económica habrá que retirar esos estímulos y entonces veremos cuanto del crecimiento recuperado es realmente estructural y no mantenido con esteroides.

Impuestos al alza

El mensaje del Gobierno es claro, quiere subir impuestos, pero no puede. Parte de las críticas las recibe desde Europa, pero lo que más le preocupa es la reacción de los votantes, que se han sentido expoliados durante la pandemia, que tienen que buscarse la vida con una de las tasas de desempleo más altas de Europa y a los que llevan meses amenazando con una nueva subida de impuestos en cuanto levanten cabeza. Bajo mi punto de vista, lo estamos enfocando mal, porque los presupuestos tienen partidas de gasto y de ingresos.

Por ello le digo al Gobierno que deje ya de buscar la solución a los déficits incrementando los ingresos vía impuestos, y que a cambio realicen un trabajo de limpieza de gastos inútiles y superfluos, de duplicidades de puestos, de cargos sin contenido, y que adelgacen una Administración que se ha convertido en un lastre que está hundiendo este país. Seguro que los ciudadanos se lo agradeceremos y contribuirá a que nuestra economía vuelva a crecer de forma sana y estructural.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!