Momento critico para la UE: “necesita una estrategia digital clara”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Esta fue una de las reflexiones de una charla organizada por Esade en Madrid en la que participaron, entre otros, el excomisario europeo Günther H. Oettinger, Javier Solana, presidente de EsadeGeo, y Angel Saz-Carranza, director de EsadeGeo.

La guerra comercial entre los EE. UU. y China y, en particular, la cruzada de la Administración Trump por impedir a Huawei su predominancia mundial en la tecnología 5G, ha reavivado tensiones geopolíticas entre grandes poderes. Este enfrentamiento también abre el debate acerca de qué posición deben adoptar otras regiones del mundo, como la Unión Europea, para mantener su competitividad y su liderazgo como un actor independiente.

El excomisario europeo Günther H. Oettinger aboga por “el rol fundamental que en ello ha de tener la política, para que las decisiones de competitividad de los mercados no queden sólo en manos de las compañías”, tal como ha expresado durante su intervención en un evento celebrado en el campus de Esade en Madrid, con la colaboración de Google, bajo el título The Need for Smart Digital Policy: A View from Southern Europe.

Para Oettinger, la UE se encuentra en un momento crítico: “debe avanzar en su proyecto de integración mediante una estrategia digital clara, que nos permita actuar de manera coherente y mantener nuestra capacidad de toma de decisiones en la configuración de los asuntos globales; que garantice nuestra soberanía digital y nos permita seguir siendo una sociedad abierta, orientada al mercado y competitiva”.

Las claves de una estrategia digital europea, según Günther H. Oettinger

El excomisario ha destacado tres aspectos que considera clave para la formulación de esta política: “la Unión Europea debe invertir mucho más en I+D+i, en sus Universidades, para afianzar las áreas donde somos punteros y dar un impulso a aquellas donde nos estamos quedando atrás; también ha de velar por la capacitación digital de su fuerza de trabajo y ello implica también una educación que incorpora nuevos conocimientos y habilidades desde las más tempranas edades; y, finalmente, ha de aumentar su inversión en infraestructuras tecnológicas para mantener su relevancia en el mercado”.

A propósito del reglamento europeo de protección de datos, Oettinger ha reconocido que se trata de un gran logro haber alcanzado una normativa general europea y que ésta ha de servir de modelo para avanzar en la regulación de otros aspectos relacionados con la ciberseguridad, la investigación o la inversión en tecnologías digitales.

Una perspectiva desde el sur de Europa

Stefano da Empoli, presidente del Istituto per la Competitività, ha comentado que “la economía italiana todavía cuenta con una penetración muy escasa de productos y servicios digitales, y ello se debe a la falta de capacitación digital de buena parte de la población.” Para él, “todo el mundo debería ser capaz de trabajar con tecnologías digitales y de inteligencia artificial y, para ello, se debe garantizar una tecnología que sea fácil de usar, a un precio accesible”. Por otro lado, da Empoli ha destacado la importancia de tener un ecosistema financiero capaz de acompañar la actividad emprendedora y el desarrollo de pequeñas y medianas empresas europeas en el ámbito digital.

The Need for Smart Digital Policy, A View from Southern Europe

Por su parte, Aggelos Tsakanikas, asesor científico de IOBE-Foundation for Economic & Industrial Research, ha señalado que, debido a la crisis financiera que se ha vivido en Grecia durante la última década, el avance en la digitalización ha sido mucho más lento que en otros países europeos. Sin embargo, ha señalado que existe una gran cantidad de investigadores griegos que participan en los proyectos de investigación tecnológica más punteros a nivel mundial: “es necesario ser capaces de atraer y retener ese talento, que éstos actúen de catalizadores”.

Para Vasco Teles, investigador asociado a la Fundação Francisco Manuel dos Santos, la regulación debe formularse e implementarse de manera gradual y predecible, con marcos temporales específicos que ofrezcan una hoja de ruta a los inversores. “Es necesario reducir las brechas entre la política, la financiación, la I+D+i y las soluciones para el mercado; en este sentido, las políticas deben ser un instrumento bien definido, ágil y flexible, capaz de evolucionar al mismo ritmo que el mercado, para aplicar las tecnologías digitales de una manera eficiente y productiva,” ha comentado.

estrategia digital

De la misma forma, para Teles, los principios reguladores de la tecnología “deben ser los valores, no al revés, para que lo digital -que por naturaleza es intangible- se convierta en valor concreto para la sociedad en su conjunto”.

A su vez, Núria Agell, directora del departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de Esade, ha puesto énfasis en la necesidad de avanzar en los marcos normativos que regulan el modo en que se comparten los datos, así como de impulsar el desarrollo en la interacción entre el humano y la máquina. Aunque, para ella, lo más importante es una cuestión de confianza: “es clave mejorar la transparencia y fomentar la comprensión de cómo funcionan los algoritmos, o por qué operan de una determinada manera.”

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!