La empleabilidad necesita de una estrategia transversal: 10 formas de impulsarla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Por activa y por pasiva, los expertos en recursos humanos vienen diciendo desde hace tiempo que toca reinventarse. Los profesionales y los que aspiran a entrar en el mercado laboral necesitan dar un plus a su empleabilidad, habida cuenta de la transformación que se está dando a nivel empresarial y económico en general.

Loles Sala, directora de Talento y Cultura y directora de Human Age Institute de ManpowerGroup, y Nieves Segovia, presidenta de la Institución Educativa SEK y vicepresidenta del Club Excelencia en Gestión (CEG), han charlado sobre ello en un evento organizado por el CEG.

El debate, dirigido por el CEO y secretario del CEG, Ignacio Babé, ha versado sobre la importancia de las empresas y de la formación continua para impulsar la empleabilidad, tanto para los jóvenes como para el colectivo de los profesionales en general.

El mensaje principal es que deben ser las propias empresas en coordinación con las Administraciones, las que desarrollen estrategias transformadores y favorezcan dicha empleabilidad.

10 acciones estratégicas para mejorar la empleabilidad

1)    Impulsar la curiosidad desde entornos escolares. Es hora de que los pequeños sean conscientes de que su aprendizaje es lo que les va a llevar lejos. La esencia del learnability, será clave para manejarse en un contexto contexto VICA (Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo) como el que tenemos actualmente.

2)    Incidir en las habilidades blandas. Los conocimientos más teórico prácticos deben estar equilibrados con las soft skills. Es decir, además de aprender cómo funciona una tecnología en concreto, la empleabilidad también consiste en tener pensamiento crítico, la orientación de soluciones, la gestión de equipos, la toma de decisiones, el liderazgo, etc.

3)    Aprender a desaprender y reaprender. No siempre vale enseñar los mismos conocimientos en entornos educativos. En un mensaje dirigido a los actores de la formación, los expertos consideran muy acertado enseñar partiendo de un punto de vista de cambios. Por ello, hay que saber dejar a un lado conocimientos que ya no son útiles en el ámbito profesional y empaparse de las nuevas tendencias y herramientas que van apareciendo de forma progresiva.

4)    Enfocarse en la especialización en el currículo. A la hora de diseñar el CV y elegir la metedología formativa, conviene rechazar contenido irrelevante y centrarse más en competencias que demandan las empresas.

5)    Atender a los nuevos itinerarios de aprendizaje. De forma inconsciente, los niños y jóvenes han desarrollado sus propias fórmulas de aprendizaje, relacionadas con el uso de las nuevas tecnologías para obtener información de los temas que les interesan. Desde las empresas y los entornos educativos, pueden diseñarse nuevos itinerarios de formación eficaces basándose en ellas.

6)    Fomentar la colaboración entre el sector privado y el educativo. Si las empresas siguen necesitando cubrir miles de puestos de trabajo es debido a su no entendimiento con el sector de la formación. Hay que poner solución cuanto antes a este problema porque la empleabilidad de las personas también depende de esta relación.

7)    Sensibilizar sobre la Formación Profesional. Sus niveles de empleabilidad son muy reseñables con procesos formativos más cortos que los universitarios. Y aún podrían serlo más si hubiese una colaboración mucho más estrecha entre los centros educativos y las empresas.

8)    Poner en marcha medidas transversales para atraer el talento. Las empresas han de trabajar para transformarse desde el punto de vista digital, cultural y humanista y ser atractivas para las nuevas generaciones. El talento que llega busca empresas transparentes que fomenten su crecimiento profesional. Se informa sobre el propósito, la misión, los valores, la cultura y los líderes de una organización para saber si conecta con sus intereses. Y para captarlo hay que seguir sus reglas.

9)    Enfatizar en el punto de vista de la humanización en los negocios. Tanto las ramas técnicas como las de humanidades son necesarias en este momento. Trasladado este espíritu al liderazgo, se espera que las empresas estén muy cerca de la realidad personal de su capital humano.

10)   La renovación del modelo educativo. Todas las administraciones tratan de reformar la educación pero prácticamente ninguna consigue la excelencia en los resultados. La cadena de generación de talento está rota por algunas partes. Para solucionarlo, los modelos educativos deben renovarse desde la base hasta la universidad, ser más flexibles y abiertos al cambio para acompañar a la sociedad en su proceso de transformación.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!