La cara y la cruz del confinamiento para el ecommerce

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Según Guillem Sanz, las ventas de ecommerce han aumentado un 24% desde el 21 de marzo, pero algunas categorías se ven frenadas por la falta de stock y los problemas logísticos.

Guillem Sanz, Doctor en Organización Industrial y especialista en emprendimiento, estrategia, ecommerce, marketing y ventas, también fundador de Bebitus y directivo de compañías como Privalia, ha dado a conocer un estudio sobre el comercio electrónico en España en el que se observa un claro crecimiento en durante la fase de confinamiento que vive el consumidor.

Ya venían observándose crecimientos en esta otra curva, sin embargo en la medida que el estado de alarma se siga prolongando, parece que las ventas seguirán en ascenso. Según constata Guillem Sanz, desde el pasado 21 de marzo, las ventas del ecommerce han aumentado un 24%, frente al 55% de crecimiento registrado en el periodo del 13 al 20 de marzo.

Sectores al alza en ecommerce durante el confinamiento

En las últimas semanas han crecido sobre todo categorías como el Material escolar (79%) y la Jardinería (78%). También han remontado sectores que inicialmente habían sufrido caídas, como las Manualidades (36%) y el Vino (39%). En cambio, la Moda y el calzado (-35%) siguen cayendo en menor medida y también bajan segmentos que tuvieron un gran auge en los primeros días del confinamiento como Deportes (-34%). En muchos casos esta caída se debe a la creciente falta de stock, alertan algunos agentes.

Sanz asegura que el cierre obligatorio de todos los comercios, excepto los dedicados a la alimentación y productos esenciales, ha convertido al comercio electrónico en el único canal para adquirir artículos que no sean de primera necesidad.

En nuestro país se está reproduciendo el mismo patrón que hemos visto en Italia y otros países. Primero, se dispara la compra de productos de primera necesidad y caen las ventas de las otras categorías. Luego, a medida que se prolonga el confinamiento, volvemos a comprar artículos que no son de primera necesidad, desde manualidades hasta vino. Muchas tiendas online que lo han pasado mal en las primeras semanas de la crisis del coronavirus ahora tienen la oportunidad de reactivar sus ventas. Para ello, deben llegar a los clientes con una mayor inversión en marketing online y un servicio de calidad, porque los grandes operadores de ecommerce comienzan a estar saturados”

Guillem Sanz.

ecommerce

Dos problemas: falta de stock y plazos de entrega

De este modo, aunque la nota positiva sea el crecimiento de negocios, también hay que decir que los compradores se están encontrando con dos problemas que empiezan a ser recurrentes: la falta de stock y las dificultades logísticas para cumplir con los plazos de entrega.

En efecto, la disminución de  la  actividad industrial en  muchos países, el cierre de fronteras y la saturación de las redes de transporte y  logística están provocando que empiecen a escasear algunos productos no esenciales, pero que tienen una fuerte demanda entre los consumidores confinados en casa. En ciertos artículos, los plazos de entrega se sitúan ya a principios de junio.

“Hemos tenido éxito a la hora de garantizar el abastecimiento de alimentos y productos de primera  necesidad. Sin embargo, ahora empezamos a acusar el efecto que las medidas de confinamiento han tenido sobre la cadena de suministro de otros artículos que no son esenciales, pero sí necesarios para muchos consumidores a medida que se prolonga la cuarentena. Los ecommerce se están esforzando mucho para satisfacer la demanda, pero es un problema global y tardará tiempo en resolverse”, concluye Guillem Sanz.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!