CAIO (chief artificial intelligence officer): el perfil directivo que empieza a cobrar relavancia

.

La inteligencia artificial (IA) está transformando rápidamente el mundo que nos rodea, y el sector empresarial no es una excepción. Esta tecnología, que imita el proceso cognitivo del ser humano a través de algoritmos, está introduciendo cambios disruptivos en todos los ámbitos, desde la producción hasta la atención al cliente.

Dado el impacto que ya tienen esta soluciones en todas las industrias, existe un perfil directivo que empieza a cobrar relevancia, especialmente en el tejido empresarial estadounidense. Se trata de la figura del CAIO (Chief Artificial Intelligence Officer) o director de inteligencia artificial. Este nuevo rol se perfila como clave para liderar la transformación digital de las empresas y aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la IA.

Óscar García-Velasco, socio director de Amrop España, afirma que este nuevo puesto no necesita ser un técnico, sino que “basta con que sea alguien que entienda de tecnología y esté continuamente atento a los cambios tecnológicos que se producen”. De hecho, apunta que no sirve “reciclar” el directivo de IT, ya que “hablamos de un cambio cultural profundo donde la tecnología sólo es un apoyo”.

Óscar-García-Velasco,-socio-director-de-Amrop-España
Óscar García Velasco.

Las cualidades que debe reunir un CAIO (chief artificial intelligence officer)

Desde Amrop España, se insiste en que  CAIO (Chief Artificial Intelligence Officer) debe ser una suerte de mano derecha del CEO por la trasversalidad que debe reunir como una de sus principales habilidades. En todo caso, estas son las cuatro características esenciales que debe reunir este perfil directivo:

  • Pasión por la innovación: El CAIO debe estar constantemente al día de los últimos avances en IA, tanto en el ámbito tecnológico como en el regulatorio y competitivo.
  • Excelentes habilidades de comunicación: Debe ser capaz de transmitir conceptos complejos de forma clara y concisa a audiencias no técnicas, y de colaborar eficazmente con los diferentes departamentos de la empresa.
  • Visión estratégica: El CAIO debe tener una visión global del negocio y ser capaz de alinear las iniciativas de IA con los objetivos estratégicos de la organización.
  • Conciencia ética y regulatoria: Debe estar familiarizado con las cuestiones éticas y regulatorias relacionadas con la IA, como la privacidad, la seguridad y el cumplimiento normativo.

Un directivo que necesita especialmente la industria sanitaria

El asentamiento generaliza del Chief Artificial Intelligence Officer podría ser de gran impacto para el sector salud, ya que es una de las actividades en las que la IA puede demostrar su verdadero potencial. Y es que la salud acumula una gran cantidad de datos que podrían ser utilizados para entrenar modelos y mejorar las tomas de decisiones.

Asimismo, la tecnología podría ayudar al reto que tienen los sistemas sanitarios ante el envejecimiento de la población. Estas herramientas pueden optimizar la atención a los pacientes mayores. Otro de los desafíos del sistema esta en la mejora su eficiencia, para lo cual la IA puede ayuda reducir costes, entre otros beneficios.

El sector necesita una gran transformación como industria, ya que “la salud afecta al 100% de la población en cualquier parte del mundo y actualmente los pacientes están más digitalizados que los profesionales”, según apunta Jaime del Barrio, médico internista y senior advisor de Healthcare and Life Sciences en EY y consejero independiente en Atrys Health y E-Health Technical Solutions, entre otros.

Además de lo anterior, es evidente que hay mucho margen de mejor en la precisión de los diagnósticos, en el desarrollo de nuevos tratamientos (más personalizados) y en la experiencia del paciente y su gestión administrativa.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!