Directivos y Empresas


 Últimas Noticias

Salud cardiovascular: «el big data nos puede ayudar a encontrar patrones que hacen probable un infarto»

Salud cardiovascular: «el big data nos puede ayudar a encontrar patrones que hacen probable un infarto»
febrero 13
13:09 2019

Quirónprevención ha llegado a un acuerdo con el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) para avanzar en el conocimiento de la salud cardiovascular.

Borja Ibáñez, Cardiólogo del Hospital Fundación Jiménez Díaz y Director de Investigación Clínica del CNIC, nos habla de todo lo que pueden dar de sí los más de cinco millones de chequeos médicos que compartirán ambas organizaciones.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. ¿Qué beneficios tendrá el acuerdo entre Quirónprevención y el CNIC para combatir estas patologías?

Pese a los grandes avances que ha habido en el campo de la prevención cardiovascular, aún estamos lejos de conocer en detalle la aparición de la enfermedad y su progresión.

Más importante aún es que no conocemos bien la salud. Con un acceso a una cantidad tan grande de datos anónimos y de seguimientos en reconocimientos de salud, podremos avanzar en estas preguntas.

Sin duda el resultado de este acuerdo resultará en un aumento del conocimiento y esto podrá trasladarse para mejorar la prevención cardiovascular

Amplia base de datos de Quirónprevención

Salud cardiovascular infarto.

¿Cinco millones de chequeos médicos aportados por Quirónprevención es una muestra suficiente para sacar conclusiones de toda la población española?

El valor de esta muestra de reconocimientos anónimos es enorme. No existen en nuestro país muestras tan grandes para estudiar las enfermedades cardiovasculares.

Una gran ventaja es que en la muestra hay representación de toda la geografía española y de personas con diferentes tipos de trabajo. Esta variedad aporta una gran riqueza a este estudio.

¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías a la hora de analizar toda la documentación aportada?

Hoy en día la tecnología es fundamental en casi toda la investigación biomédica. De hecho los grandes avances científicos suelen tener el denominador común de grandes investigadores trabajando con tecnología punta.

La base de datos está anonimizada y sin ninguna posibilidad de trazabilidad, por lo que la confidencialidad está asegurada”

Big data aplicado a la salud cardiovascular

En este caso será necesario utilizar tecnología de “big data” para manejar la cantidad tan grande de datos. Es por ello que la participación de la unidad de bioinformática del CNIC es muy relevante.

Con todo este avance del análisis de datos y del Big Data, ¿debemos preocuparnos por el uso que se pueda estar haciendo de nuestros datos personales, más aún cuando hablamos de datos especialmente sensibles como son los datos médicos? 

LEER
Los riesgos mortales en el puesto de trabajo

No. Este estudio se considera de tipo “ecológico”, lo que quiere decir que ningún dato puede asociarse a ninguna persona y sólo se analizan los conjuntos de datos. La base de datos está anonimizada y sin ninguna posibilidad de trazabilidad, por lo que la confidencialidad está asegurada.

Chequeos médicos salud cardiovascular.

Quizás la pregunta sea algo sensacionalista, pero ¿el big data o la inteligencia artificial pueden ayudar a prevenir infartos?

La pregunta es muy pertinente y también nos la hacemos los científicos. Realmente ya hemos demostrado que el conocimiento ayuda a prevenir infartos.

Hoy en día sabemos que dejar de fumar o controlar el colesterol y/o la tensión arterial previene infartos. El big data nos puede ayudar a encontrar patrones (conjuntos de variables) que hacen probable un infarto a corto o medio plazo. En esos casos se podría, al menos teóricamente, prevenir su desarrollo.

Hace poco se digitalizó la anatomía patológica de cuatro hospitales madrileños, ahora conocemos este acuerdo con 5 millones de informes médicos… ¿Son conscientes del potencial que pueden dar las tecnologías en el entorno sanitario

Sabemos que las tecnologías tienen un gran potencial, aunque probablemente es mucho mayor del que ahora podemos imaginarnos. Los entornos sanitarios de dentro de unos años no se parecerán mucho al entorno tradicional.

Se crearán nuevas especialidades, los bioinformáticos, matemáticos, físicos etc. serán parte fundamental de los hospitales, se realizarán muchos más controles virtuales e incluso se podrá tener acceso a las constantes de pacientes de forma remota las 24 horas del día. 

Dada la variedad de puestos de trabajo, hábitos de las personas y demás variables, ¿qué grado de personalización tendrán sus informes e investigaciones en virtud de este acuerdo entre Quirónprevención y CNIC?

Las publicaciones que se realicen tendrán todo el detalle que sea relevante para alcanzar la conclusión. Por supuesto que los hábitos de vida (cantidad de sueño, ejercicio, nutrición, actividad física laboral etc). serán incluidos en las publicaciones.

Los grandes avances se producen por grandes científicos con la mejor tecnología al servicio de los estudios. En general esta dualidad conocimiento-tecnología es fundamental”

Cualquier dato no personal incluido en los reconocimientos es susceptible de ser incluido en nuestros trabajos siempre que sea relevante para el artículo en sí mismo.

Ustedes parten de análisis previos en los que han detectado zonas geográficas en las que el riesgo de tener un infarto es mayor que en otras. ¿Cuáles son y por qué razones?

LEER
Los riesgos mortales en el puesto de trabajo

Realmente no son análisis previos, sino datos crudos de mortalidad a nivel regional. Estas estadísticas existen y son de acceso permitido siempre que haya un objetivo positivo y con el respaldo de un protocolo de investigación serio. 

Borja Ibáñez habla del Big data para el conocimiento de la salud cardiovascular.
Borja Ibáñez, Cardiólogo del Hospital Fundación Jiménez Díaz y Director de Investigación Clínica del CNIC.

¿El estudio se queda aquí con los datos aportados o se realizará algún tipo de seguimiento futuro? Ya que el potencial más importante que ven es la parte prospectiva a futuro, incluso más que la retrospectiva que están haciendo ahora…

Con la base de datos actual el estudio será el que hemos comentado ya que como hemos comentado no existe trazabilidad con los sujetos para poder obtener información adicional.

Sin embargo estamos trabajando para incorporar en el futuro próximo datos adicionales que se podrán recoger en los reconocimientos médicos.

Cuando realicemos otra recolección de información en el futuro, la nueva muestra aportada, aunque seguirá siendo anónima y sin trazabilidad, será mucho más rica en cuanto a variables y por tanto nos arrojará más conocimiento. Además tenemos otras ideas de desarrollo conjunto que estamos madurando y pueden ser muy revolucionarias.

Estudio de la salud cardiovascular.

En torno a la e-health se están creando y moviendo muchas empresas. ¿Están abiertos a colaboraciones con startups para seguir profundizando en las investigaciones?

CNIC siempre está abierto a establecer colaboraciones que sean científicamente relevantes y que puedan contribuir a mejorar la salud de la población.

Esta es precisamente la misión del centro. CNIC está abierto a colaborar con cualquier entidad nacional o internacional siempre que se cumplan las premisas de excelencia científica sin ningún otro interés.

¿Los investigadores están en un punto complicado por la financiación de proyectos pero ilusionados por los avances tecnológicos? ¿Qué momento vive hoy su profesión?

LEER
II Congreso Prevencionar 2019: en octubre en Madrid

Yo tengo la gran suerte de trabajar en el CNIC, que proporciona a sus investigadores los mejores medios posibles y las mejores condiciones profesionales y personales.

Mi parte clínica la realizo en la Fundación Jiménez Díaz, que también me ofrece unas condiciones ideales en todos los aspectos para poder realizar este proyecto conjunto.

Gracias a este entorno y a la ciencia que hacemos estamos siendo capaces de obtener financiación competitiva Europea. Sin embargo no soy ajeno a la situación complicada de la investigación en general y en el entorno español en particular.

Por una coyuntura compleja, la financiación para la investigación es mucho más baja de lo que debería para garantizar un futuro exitoso al país. Además existe dificultad para incorporar y mantener recursos humanos para investigación. Todos estos aspectos deben mejorar para que España se sitúe en el lugar que le corresponde por el talento que tenemos: el primer nivel mundial.  

Para el futuro inmediato, ¿los profesionales de su rama necesitarán igualar su conocimiento científico con el dominio de las tecnologías?

Alimentación saludable para prevenir infartos.

Absolutamente. En el campo en el que trabajo, la cardiología, esto se está produciendo hace años. El avance de la tecnología (stents, desfibriladores, prótesis valvulares, radiodiagnóstico, resonancia magnética, etc.) ha permitido mejorar mucho la calidad de la asistencia a los pacientes.

El mundo de la cardiología ha comprendido muy bien este aspecto y es una especialidad puntera en incorporar estos avances. Lo mismo ocurre en investigación: los grandes avances se producen por grandes científicos con la mejor tecnología al servicio de los estudios.

En general esta dualidad conocimiento-tecnología es fundamental ya que sólo una tecnología puntera nos permite contestar a preguntas complejas.


Salud cardiovascular: «el big data nos puede ayudar a encontrar patrones que hacen probable un infarto»
4.5 (90%) 2 votos

Sobre el Autor

Antonio Sanz

Artículos Relacionados

0 Comentarios

Sin Comentarios todavía!

No tenemos comentarios que mostrar, ¿Quieres añadir uno?

Escribe un Comentario

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Bolsa


Cotizaciones del Ibex y demás índices, proporcionadas por Investing.com

Twitter

EDICIÓN IMPRESA

Portada Directivos-y-Empresas-162

REPORTAJE

REPORTAJE

Newsletter