Hollande ya no piensa en crecimiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

texto alternativo
Francois Hollande.
Se anuncian en Francia ajustes de 30.000 millones y la primera fortuna se piensa tributar en Bélgica

Por primera vez en muchos lunes, España no es el foco de la noticia económica, sino Francia, debido a las decisiones adoptadas por François Hollande en el capítulo de ajustes. Según el máximo mandatario francés, el país vecino necestia unos 30.000 millones de euros para alcanzar los objetivos de déficit. Los sueños de crecimiento que tenía Hollande en las elecciones se desvanecen poco a poco y la realidad es bien distinta a aquellos deseos al alza. Ahora el mensaje es confianza y sacrificio, muy parecido, por cierto, a las palabras que salen por boca del Gobierno de España.

El futuro en Francia pasa por subidas de impuestos y recortes presupuestarios. Con estas recetas, Hollande espera "enderezar el país" en dos años y volver a crear empleo. "Ya anticipé esta situación. No puedo arreglar en cuatro meses lo que el gobierno anterior no hizo en cinco años. Mi equipo sabe lo que hace", señaló Hollande en la televisión francesa. En España esas palabras las hemos escuchado hasta la saciedad últimamente. Europa parece entonar la misma canción y la única solista destacada es Merkel.

Por si fuera poco, el hombre más rico del país, Bernard Arnault, primer ejecutivo del gupo de lujo LVMH, pidió la nacionalidad belga para poder tributar en aquel país proximamente. Aunque parece que se ha echado atrás, la decisión de Arnault ha levantado muchas ampollas dentro del Elíseo. Y es que en 2011 al grupo se le estimó una fortuna que superaba los 40.000 millones de dólares, justo lo que necesita Francia para resolver sus problemas de déficit.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!