La deuda pública creció en 2019 a un ritmo de 43 millones diarios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

De acuerdo con los datos publicados por el Banco de España, España cerró el año 2019 con un volumen de deuda pública PDE de 1,189 billones de euros, lo que representa un aumento de 15.545 millones respecto del nivel del año 2018.

En términos relativos al PIB, que se estima en 1,245 billones, el endeudamiento fue del 95,5%, “cifra que mejora en 2,1 pp a la del ejercicio anterior que fue de 97,6% y, por tanto, cercana a los objetivos inicialmente acordados con la UE por el Gobierno de Mariano Rajoy que era el 95,4%”, explica el profesor de EAE Business School y autor del estudio de Deuda Pública, Juan Carlos Higueras.

Teniendo en cuenta que al cierre del 3T 2019 el stock de deuda sumaba un total de 1,207 billones, los datos definitivos de 2019 reflejan una reducción de 18.862 millones de euros en el cuarto trimestre. 

La deuda pública alcanzó un volumen de 1,189 billones de euros, lo que representa el 95,5% del PIB

El volumen de endeudamiento pone de manifiesto que cada día del año 2019 aumentó la deuda pública en 43 millones de euros, con mayor vida media y el tipo de interés medio del ejercicio se situó alrededor del 2,3%, lo que supone una estimación de pago de intereses superior a los 27.000 millones, es decir, 74 millones de euros al día.

Crecimiento de la deuda pública española.

De este modo, la deuda per cápita se sitúa en 25.350 euros que equivale a unos 64.750 euros por hogar, un aumento respecto del año anterior que implica que cada día los ciudadanos deben casi 1 euro más.

De forma desglosada, la deuda pública de la Administración Central aumentó en 18.232 millones, que corresponde a un incremento de la deuda del Estado de 20.367 millones y una reducción de la deuda de las otras unidades de dicha administración de 2.135 millones.

Por otra parte, las CC.AA. aumentaron su endeudamiento en 1.488 millones hasta alcanzar los 294.883 millones en 2019 mientras que las CC.LL. la disminuyeron en 2.435 millones hasta los 23.345 millones. Por su parte, la Seguridad Social cerró el año 2019 con un endeudamiento de 55.054 millones que representa un aumento de 13.830 millones durante el pasado año.

Cada hogar debe cerca de 64.750 euros pues la deuda per cápita se sitúa en 25.350 euros lo que implica que cada ciudadano debe cada día casi 1 euro más

Deuda de las AA.PP.

Cabe destacar que ha habido un fuerte aumento en la deuda que mantienen las distintas administraciones públicas entre sí, unos pasivos que no computan a la hora de calcular la deuda pública según el procedimiento de déficit excesivo (PDE) y que sumaron a finales de 2019 un total de 268.193 millones, por tanto, un incremento de 15.569 millones respecto del año 2018”, señala Higueras.  

Deuda.

Por esta razón, “la suma de la deuda de cada administración no equivale a la cifra final de deuda pública según PDE, pues hay que restarle dicha consolidación de deuda entre administraciones”, añade. Por tanto, “se espera que haya un importante aumento en el volumen total de pasivos en circulación, cuando salgan publicados los datos definitivos del año 2019, que en el tercer trimestre sumaban 1,78 billones de euros representando el 144,3% del PIB2”, puntualiza.

De acuerdo con las nuevas previsiones presentadas por el Gobierno, la deuda pública se situará en el 94,6% del PIB en 2020 sobre la hipótesis de crecimiento de nuestra economía del 1,6% es decir, que se espera una reducción de 9 décimas en la tasa de endeudamiento mientras que la economía crecerá a un ritmo superior.

Esto vaticina que, de nuevo, el stock de deuda seguirá aumentando y, con ello, los intereses que se abonan. De igual forma, la previsión para el año 2021 es del 93,4% de un PIB que crecerá un 1,5%. Estos datos, que suelen ser las previsiones más optimistas del gobierno, tienen elevada probabilidad de que sean de nuevo revisados, como ya ha ocurrido anteriormente.

El Estado es la administración que mayor ritmo de endeudamiento alcanzó en 2019 con un aumento de 20.367 millones de euros seguido por la Seguridad Social que lo hizo en 13.830 millones

En cuanto a las previsiones de déficit público, los nuevos objetivos de estabilidad que el Gobierno acaba de cerrar para su negociación con Bruselas, fijan la senda de déficit en -2,0% (2019), -1,8% (2020), -1,5% (2021), -1,2% (2022) y – 0,9% (2023) para los próximos años, por tanto, se asume que no se alcanzará el superávit en dicho periodo, en contra de los objetivos comprometidos con Bruselas por parte de Rajoy.

De hecho, el propio Gobierno rectifica los objetivos que había planteado en el año 2018, bajo la palabra “flexibilización” y que situaban el desequilibrio de las cuentas públicas en el -1,8% (2019), -1,1% (2020) y -0,4% (2021) que ya se encontraban alejados de los compromisos del gobierno de Rajoy con la UE del -1,3% (2019), -0,5% (2020) y equilibrio presupuestario en 2021.

El Gobierno rectifica los objetivos que había planteado en el año 2018, bajo la palabra “flexibilización”.

Según el profesor Juan Carlos Higueras “habrá que ver cómo terminan las negociaciones con Bruselas pues sugiere que el gasto público no financiero (también llamado primario) no crezca más del 0,9% y la previsión es que lo haga un 3,8%, más que el crecimiento de la economía”.

Objetivos de déficit

Los datos de noviembre de 2019 muestran que el déficit público (sin incluir las CC.LL.) alcanzó el -1,66% del PIB, alcanzando un valor de -20.747 millones, mientras que en el mismo mes del año anterior era del -1,46% y cerró el ejercicio en el -2,5%, por ello es de esperar que no se cumpla el objetivo inicial del -1,8% previsto por el gobierno, ni siquiera el nuevo dato del -2,0% de la última revisión. “Dada la política fiscal expansiva que ha anunciado el Gobierno y la desaceleración de la economía española, el déficit público corre serio riesgo de no cumplir con sus objetivos en 2020, lo que necesariamente deberá ser corregido mediante mayores ingresos fiscales”, advierte el profesor Higueras.

Además de la anunciada batería de nuevos impuestos, la Tasa Tobin, la Tasa Google y los impuestos verdes, es muy probable que el ejecutivo tenga que subir el IVA al 23% para equilibrar las cuentas públicas

Para ello, el Gobierno va a aprobar, entre otras medidas, la Tasa Tobin sobre las transacciones financieras y la Tasa Google para los servicios digitales, cuyos ingresos previstos por el ejecutivo serán de 2.000 millones, aunque la mayoría de los expertos los reducen a cerca de la mitad.

Fiscalidad e impuestos.

Según el autor del estudio sobre Deuda Pública 2019 y profesor de EAE Business School, “junto a estas medidas, entre otras, se pondrán en marcha nuevos impuestos de la llamada fiscalidad verde, la eliminación de muchas deducciones en sociedades y es más que probable que haya que subir el IVA al 23%, al menos para algunas actividades, pues es la forma más viable de aumentar la recaudación de forma significativa y poder cuadrar las cuentas públicas”.

De hacerse dicha revisión del IVA, no sería hasta el segundo semestre de este año por la dificultad que conlleva la revisión y porque se esperará a la aprobación de los PGE, a menos que se prorroguen los actuales. En cualquier caso, sostiene Higueras, “subir la imposición indirecta choca frontalmente con el discurso del actual Gobierno que ha proclamado que no subiría los impuestos a las clases medias y bajas”.


Juan Carlos Higueras - Profesor de EAE Business School.

Por Juan Carlos Higueras – Profesor de EAE Business School y autor del estudio de Deuda Pública

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!