¿Poner “low cost” su negocio implica un aumento de ventas?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

texto alternativo
 
El tiempo económico en que vivimos llama al ahorro. El consumo es menor y al comprador le llama la atención todo lo relacionado con el bajo coste.

Época de crisis, aflora el bajo coste. En la aviación, transportes, hostelería, cupones de descuentos… El ingenio de los empresarios ha quedado en muchas ocasiones reducido a etiquetar un low cost en su oferta comercial para atraer masivamente al consumidor. Ha quedado demostrado que el producto de bajo coste vende, con lo que se puede decir que estamos ante un concepto moderno del marketing que podría desterrar aquella de idea de “si hay que pagar un poquito más, se paga”.

Siguiendo con el refranero, “lo barato, sale caro”. Eso ha quedado comprobado con las últimas noticias relacionadas con vuelos de Ryanair. Como decía la Ministra de Fomento, detrás de un low cost, no puede haber una low security. Sucede lo mismo en otros ámbitos, si usted como empresario decide afiliarse al low cost, sepa que hay cuestiones en cada sector que serán insustituibles. Es decir, la calidad en el servicio y en el producto debe permanecer inalterable en cualquier oferta que se lance al mercado. Los costes deben reducirse en otros aspectos para que el bajo coste le sea rentable. En definitiva, haga bajo coste, el público se acercará, pero hágalo bien.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!