4 claves de Agile, el ser o no ser de la empresa en estos tiempos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Con muchas personas trabajando desde sus casas en el estado de alarma, se hace imprescindible hablar cómo sacar partido de las metodologías agile que tanto empiezan a tener en cuenta las organizaciones.

Inmersas en una de las peores crisis sociales y financieras de la época, la del COVID-19, las organizaciones necesitan desarrollar la capacidad de adaptarse rápidamente para poder gestionar el riesgo y lidiar más hábilmente con los cambios inesperados. Con el anuncio por parte del Gobierno de su intención de ampliar el estado de alarma durante al menos 15 días más,  el teletrabajo y el trabajo flexible han pasado de ser una medida provisional a afianzarse como un imperativo en las empresas.

En este contexto existen metodologías de trabajo como Agile que ofrecen múltiples respuestas para ayudar a las organizaciones a adaptarse a la gestión de equipos en remoto y potenciar la productividad.

Vivimos tiempos difíciles para las empresas y por eso toda organización debe saber adaptarse. En este contexto, el uso de metodologías de gestión de equipos como el Agile se convierten en una necesidad implacable, un imperativo comercial para la supervivencia. Las empresas actualmente requieren una continua adaptabilidad y proactividad”

William Guevara, Head of Agile & Agile Community en atSistemas.

Agile es una metodología de trabajo caracterizada por la colaboración, la transparencia y la valoración de cada profesional sobre el proyecto. Este modelo enfoca el trabajo para destacar valores centrados en las personas, como la colaboración o la iniciativa, con el objetivo de flexibilizar procesos e identificar aspectos de mejora.

4 claves para ser Agile desde el capital humano

atSistemas, empresa de consultoría tecnológica 100% española, que cuenta con más de 1.400 profesionales en España ha analizado cuáles son los principios de esta metodología para la gestión de equipos en períodos de adaptación empresarial como el actual para continuar con su producción y servicio al cliente.

1Comunicación “cara a cara”: en tiempos en los que el contacto con otras personas está tan limitado, es importante aprovechar las posibilidades de las herramientas digitales para enriquecer la comunicación. En este sentido, aunque estemos gestionando equipos en remoto o teletrabajando, debemos priorizar la comunicación “cara a cara” a través de mecanismos como videollamadas, conferencias, con soporte visual como presentaciones y gráficas, entre otros. De hecho, cuantos más canales abiertos tengamos mejor para el entendimiento del equipo.

2Transparencia y visibilidad. Un aspecto que se vuelve crucial para los equipos en remoto es la transparencia. Trabajar alineados hacia un propósito o misión común es igual de importante que para los equipos localizados en un mismo entorno laboral. En este sentido, una breve sincronización y alineamiento a primera hora del día será fundamental para que los miembros del equipo puedan dar visibilidad y transparencia tanto de los avances como los impedimentos.

trabajo en remoto

3Visión compartida del proyecto. Es importante utilizar mecanismos de visualización de la información del equipo en su conjunto para poder tener conciencia del avance, tanto individual como colectivo. En este sentido, tener un sitio común donde la información del equipo sea fácilmente visible y accesible es fundamental.

Además, los equipos gestionados bajo metodología Agile desechan la planificación cerrada para trabajar en iteraciones que pueden ir variando para lograr encontrar una solución a los errores que puedan presentarse. Este hecho permite retomar etapas anteriores del trabajo para encontrar la forma de mejorarlo.

4Respetar los horarios para lograr una mayor productividad. No menos importante es la sincronización de husos horarios, si fuera necesario, y el respeto por las franjas horarias destinadas para el trabajo productivo, así como el uso de técnicas de administración del tiempo como Pomodoro, para regular los descansos.

Mantener las pausas regulares, los inicios y final de cada jornada ayuda a mejorar la agilidad mental y motivación, y evita la ansiedad por el descontrol del tiempo.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!