Rosell reclama que sean los empresarios y no la Administración quien gestione la formación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

texto alternativo
Rosell junto a Carreto

El presidente de la CEOE dice que los convenios colectivos han de adaptarse a la realidad de las empresas

El presidente de la CEOE dice que los convenios colectivos han de adaptarse a la realidad de las empresas

CÓRDOBA, 10 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, reclama que sean los propios empresarios, y no la Administración, quienes gestionen directamente la formación de sus trabajadores, a través de «centros certificados» para ello.

En declaraciones este miércoles a los periodistas, Rosell, quien ha intervenido en la inauguración de la Asamblea General Ordinaria de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), ha recordado que los empresarios pagan «el 0,7% cada mes, pero después ese dinero, que tendría que ir básicamente a la formación de ocupados, va a la formación de desocupados», lo cual, en su opinión, tendría que financiarse con cargo a «los Presupuestos Generales del Estado (PGE)».

En concreto, según ha detallado el presidente de la CEOE, lo cierto es que, de dicha aportación empresarial para formación de trabajadores, «va una parte a bonificadas y otra parte a la formación» que ofrecen las organizaciones empresariales, mientras que «el resto no», pues tiene «un control muchísimo menos exhaustivo y riguroso».

Ante esto, la petición de la CEOE es que se les «bonifique», para que así los propios empresarios lleven a cabo «toda la formación que haya que hacer, en centros certificados», de forma directa «y sin pasar por tantos intermediarios, que básicamente el intermediario en este caso es la Administración y la Seguridad Social».

Por otro lado, Rosell, quien ha estado acompañado por el presidente de CECO, Luis Carreto, se ha referido al hecho de que los convenios colectivos tienen que «modernizarse», pues «vienen de muy lejos, de antes de la transición, de una economía autárquica, cuando solo se vendía dentro de España, cuando no existían los países emergentes», ni la competencia exterior.

Desde entonces, indicó que la economía y las empresas españolas han cambiado, de tal forma que «han cambiado las maneras de producir, porque también han cambiado las formas de vender productos y servicios», además de los mercados a los que van dirigidos, de modo que ello obliga a «adaptar los convenios colectivos a la realidad de las empresas».

En este sentido, Rosell ha dicho que «los trabajadores conocen perfectamente cuándo una empresa funciona y cómo se podría hacer para mejorarla», de forma que, «a partir de ahí, hacer todos un ejercicio de responsabilidad».

Así, ha defendido que los convenios se adapten «a una realidad para poder competir en el mundo», y puso como ejemplo de ello determinados convenios colectivos recientemente firmados «en algunos sectores que, para ser competitivos, en vez de rebajar salarios, se han incrementado el número de horas» de trabajo. La cuestión, según ha insistido, es ir «adaptándose a la realidad, que no es la que quisiéramos tener, sino la que tenemos».

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!