Inteligencia emocional para inversores. Cómo controlar nuestras emociones a la hora de invertir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

El pasado 9 de mayo se celebró un seminario sobre inteligencia emocional dirigido a inversores en atl Capital. El objetivo era examinar qué decisiones emocionales (poco racionales) pueden llevarnos a cometer errores graves a la hora de invertir y cómo evitar que eso nos pase. 

Para impartirlo tuvimos el placer de contar con Begoña Gómez de Pioneer Invertments. Pioneer es una de las gestoras americanas más antiguas, con experiencia en la gestión de fondos de inversión desde 1928. Todos los seres humanos tenemos sesgos psicológicos que influyen en nuestras decisiones (el estudio de su efecto en las inversiones llevó al psicólogo Daniel Kahneman a ganar el Nobel de Economía en 2002).

 

De los datos más impactantes que nos mostró Begoña fue la rentabilidad media ofrecida por el S&P 500 (índice más representativo de la bolsa americana) frente a la rentabilidad real media obtenida por los inversores americanos que invierten en bolsa. Mientras que la Bolsa americana ha ofrecido una rentabilidad media de casi el 10% de 1990 a 2010, el inversor americano ha obtenido menos de un 4%. ¿Por qué?.

 

En general, evitamos realizar pérdidas latentes hasta que el miedo nos puede y vendemos perdiendo más de lo que tolerábamos. Sin embargo, somos más impacientes a la hora de tomar beneficios. Tenemos exceso de confianza en épocas alcistas, minusvalorando los riesgos y exceso de miedo en épocas bajistas.

 

En los 20 años que van de 1990 a 2010 ha habido de todo, la burbuja tecnológica, los atentados a las torres gemelas, la crisis de 2008. No me extraña que los inversores se hayan visto sobrepasados por las emociones.

 

¿Qué hacemos para evitarlo?.

 

Acudir a un asesor financiero profesional que amortigüe nuestra euforia y nuestro miedo.

 

 

 Otro de los sesgos más habituales es el sesgo doméstico que nos lleva a comprar principalmente valores de nuestro entorno, a veces por una sensación de que los conocemos mejor que valores de otros mercados. Así, los inversores españoles pueden tener un peso importante de sus inversiones en valores españoles lo que, a excepción de los que tengan acciones de Inditex, les puede haber llevado a tener un resultado mucho más pobre desde 2009 que valores listados en mercados americanos.

 

Consejo: DIVERSIFIQUE, diversifique entre regiones y entre tipo de activos.

 

Hay muchos más sesgos universales (en general los tenemos todos), pero cuando nuestros ahorros están en juego, es difícil mantener el control de las emociones. Así que, no lo dude acuda a un asesor profesional.

 

 

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!