Directivos y Empresas



 Últimas Noticias

El Banco de España no prevé una merma «significativa» de ingresos públicos con la norma sobre DTA's

julio 23
13:52 2014

Banco de España, Madrid.

El Banco de España no prevé que los cambios en la norma sobre los activos fiscales diferidos (DTA's) supongan una merma «significativa» de ingresos públicos, puesto que la protección del valor de dichos activos, que permite la no deducibilidad del capital regulatorio, se activará sólo en supuestos de «reducida probabilidad» de ocurrencia.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El Banco de España no prevé que los cambios en la norma sobre los activos fiscales diferidos (DTA's) supongan una merma «significativa» de ingresos públicos, puesto que la protección del valor de dichos activos, que permite la no deducibilidad del capital regulatorio, se activará sólo en supuestos de «reducida probabilidad» de ocurrencia.

El Gobierno introdujo una modificación en el Impuesto de Sociedades para reforzar el capital de la banca española en unos 30.000 millones de euros. Con la nueva normativa internacional de solvencia, el Banco de España constata que existía una «paradoja», habida cuenta de que mayores coberturas en provisiones llevaban a mayores deducciones en los capitales regulatorios, es decir, se producirían situaciones de mayor solvencia que se traducirían, después de las deducciones de los activos fiscales diferidos, en menores ratios de capital.

Los cambios fijados por el Gobierno permiten corregir esta situación, puesto que garantiza el valor de una parte de los activos fiscales diferidos, explica el organismo liderado por Luis María Linde en un comunicado.

Los activos fiscales diferidos seguirán teniendo, en principio, el mismo tratamiento que hasta ahora, ya que se recuperarán en el ejercicio en que reviertan las diferencias temporarias (gastos contables que inicialmente no son fiscalmente deducibles, pero que sí lo pueden ser en un futuro, como es el caso de las provisiones genéricas), o cuando las bases imponibles negativas se deduzcan de bases imponibles positivas futuras.

«Solo si una entidad no pudiera revertir esas diferencias temporarias en un plazo de 18 años, o llegara a liquidarse, a incurrir en situación de insolvencia, o a presentar pérdidas contables, los activos fiscales diferidos se convertirían en un crédito directo contra la hacienda pública», subraya el Banco de España.

El supervisor aclara que el cambio en la norma fiscal recogido no cambia el carácter restrictivo de la norma fiscal española, que seguirá siendo igual de exigente en la aceptación de los gastos fiscalmente deducibles, y tampoco adopta la práctica de devolver los impuestos pagados en años anteriores en el caso de que una empresa declare pérdidas.

La nueva normativa internacional de solvencia (CRR y CRD IV), aprobada en junio de 2013, entrará en vigor en enero de 2014. Esta norma introduce una novedad consistente en que los activos fiscales diferidos de la banca se deducen de los recursos propios computables por razones de prudencia, al considerarse que, en general, no está garantizado que mantengan su valor en caso de dificultades para la entidad.

Rate this post

Sobre el autor

Directivos y Empresas

Artículos relacionados

Publicidad

Publicidad

Newsletter





Publicidad

Publicidad

Publicidad

Bolsa


Cotizaciones del Ibex y demás índices, proporcionadas por Investing.com

Publicidad

EDICIÓN IMPRESA

REPORTAJE

REPORTAJE

Publicidad

COP25 MADRID 2019