Directivos y Empresas

FIRMAS

 Breaking News

La política y los políticos inundan las redes

noviembre 30
13:28 2016
Almudena Alonso

Almudena Alonso, Directora General Cohn&Wolfe

Las redes sociales son un altavoz, recogen el sentir de los ciudadanos frente a temas de gran calado social, económico y político. Y, en cuestión de política, están cambiando las reglas. Desde hace ya tiempo las redes sociales se han convertido en una herramienta fundamental en la comunicación de los partidos y en las campañas.

 

Todos los partidos cuentan ya con expertos y analizan sus ratios para ver si la interacción con su audiencia mejora, y son conscientes de que deben manejar cada vez más y mejor los canales sociales de cara al futuro. Y, sin duda, este año de continua campaña es perfecto para analizar más profundamente cómo se están usando las redes sociales en política en España.

 

Si echamos la vista atrás hasta las primeras elecciones de diciembre de 2015, existía una importante distancia en el seguimiento de redes entre los partidos más nuevos y los grandes partidos tradicionales. Podemos superaba el millón de likes en Facebook y los 800,000 seguidores en Twitter, mientras que el PP o PSOE apenas superaban los 100.000 en Facebook y destacaban más en twitter, donde se movían entre 300,000 y 400,000 seguidores. Casi un año después las cifras han aumentado ligeramente, pero manteniendo similares distancias, excepto en el caso de Ciudadanos, que supera los 350,000 seguidores en Twitter alcanzando prácticamente a los tradicionales.

 

Lógicamente, esto arroja claros datos sobre el perfil y edad actual de los simpatizantes y, por tanto, seguidores de los diferentes partidos. Pero, pese a que los partidos no tradicionales puedan partir con cierta ventaja en esto de las redes y se presuponga una mayor capacidad para relacionarse con sus públicos, detecto errores y obsesiones comunes.

En todos los casos parece que preocupan demasiado los datos cuantitativos y el impacto y además siguen predominando los tuits muy electoralistas y de consignas. La prueba de ello es que muchos perfiles de políticos languidecen tras las elecciones.

 

Creo que la principal debilidad de la gestión actual de las redes en política es la de entenderlas solamente como canales para lanzar mensajes y subestimar la escucha y su inestimable papel a la hora de identificar tendencias. No me refiero solo a escuchar las menciones directas y los comentarios relacionados con el partido o el candidato de turno, puesto que a veces es inasumible responder al alto volumen de comentarios de los ciudadanos, sino también a saber identificar mejor de lo que se habla en la calle.

 

Cada vez más, los usuarios valoran las cuentas personales frente a las institucionales o de partido y premian la cercanía y la autenticidad. Los tuits de la cuenta de Barack Obama que él firmaba personalmente (Bo) disparaban los ratios de interacción y eficacia.

 

Los políticos se ven obligados , cada vez más, a estar interactuar en las redes sociales y apostar por ellas desde un principio

Los políticos se ven obligados , cada vez más, a estar interactuar en las redes sociales y apostar por ellas desde un principio

Pero entre nuestros políticos patrios sigue faltando naturalidad y cercanía, pocos se atreven a mostrar una faceta más humana y temen asumir riesgos.

 

Los políticos han aprendido lo caros que pueden salirles tuits aparentemente inofensivos del pasado y son más reflexivos al escribir. Por supuesto, hay muchos casos en los que, al igual que se hace tirando de hemeroteca, se ponen en evidencia contradicciones. Un ejemplo es el de Susana Díaz, defensora de la abstención del PSOE, a la que no paran de rescatarle comentarios como el que hizo en 2015 en el que afirmaba que era “patético y de perdedores que el PP sugiera una coalición con el PSOE”.

 

Está claro que el anonimato de las redes también favorece a veces un abuso y uso negativo en tiempos de radicalización de posturas, pero deberíamos fijarnos en la faceta más constructiva de las mismas. Son un canal relativamente barato y sencillo para llegar de forma directa a las audiencias, ser didácticos y mostrar valores a la vez que entender las preocupaciones de los ciudadanos. Incluso se pueden utilizar las redes a modo de termómetro. Un ejemplo de ello es la creación de dos cuentas de Twitter para apoyar la posible candidatura de Josep Borrell a secretario general del PSOE, en cuanto ha saltado a la palestra que podría estar interesado en liderar el partido.

 

En definitiva, creo que las redes pueden ser un elemento de mejora general de la calidad de nuestra vida política, si se usa todo su potencial para identificar lo que ocurre en la calle y reaccionar en tiempo real, con sensibilidad y no buscando la propaganda fácil y el ruido inmediato.

 

 

Acerca de Alfonso Gil

Alfonso Gil has escrito 43 entradas.

Autor

Alfonso Gil

Alfonso Gil

Artículos Relacionados

0 Comentarios

¡Todavía no hay comentarios!

Por el momento no hay ningún comentario. ¿Quieres ser el primero en comentar?

Escribe un comentario

Escribe un comentario

Publicidad

EMPRESAS

25 años y más de 357 millones de viajeros en Alta Velocidad

25 años y más de 357 millones de viajeros en Alta Velocidad

Síguenos

EMAIL
Facebook
Facebook
Google+
Google+
https://www.directivosyempresas.com/la-politica-los-politicos-inundan-las-redes">
LinkedIn

Newsletter

EDICIÓN IMPRESA

Portada revista Directivos y Empresas número 158

Publicidad

Bolsa


Cotizaciones del Ibex y demás índices, proporcionadas por Investing.com

Twitter

Informe Research

El momento de Europa

Directivos y Empresas TV



Categorías