Martín dice que credibilidad de Gamesa «gana enteros» y que no «temblará el pulso» si hay que hacer ajustes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

texto alternativo
Ignacio Martín, Presidente de Gamesa

Dice que la energía eólica tiene «futuro» y denuncia que está siendo «maltratada» desde el punto de vista del déficit

El presidente de Gamesa, Ignacio Martín, ha afirmado que la credibilidad de la empresa, tras «taponar la herida», está «ganando enteros» y que «las cosas funcionan». No obstante, ha añadido, en relación a sus fábricas en Euskadi y, en general, en España que, si tienen que hacer ajustes, no les «temblará el pulso».

Martín ha realizado estas manifestaciones en Bilbao, en el transcurso de la comida coloquio organizado por Alumni La Comercial en colaboración con Ernst & Young.

En su intervención, ha repasado los últimos meses de la compañía, que se vio obligada a «revisar» el plan de negocio porque no se estaba cumpliendo el «marco» establecido.

El presidente de Gamesa ha afirmado que el esfuerzo inversor de los últimos años les había llevado a situarse a mitad del pasado año con un nivel de endeudamiento de 1.200 millones, lo que «tensionaba bastante» el balance.

Por ello, ha asegurado que se «tomaron las riendas», aunque ha reconocido que cuesta «cambiar el paso». Martín ha señalado que se elaboró un plan de negocio 2013-2015 para volver a poner a Gamesa «en beneficio» con un «balance saneado», que permita «no tener tensiones» y que refleje una situación «realista».

«TAPONAR LA HERIDA»

Según ha indicado, su objetivo era «taponar la herida» pero ha señalado que el objetivo también es salir reforzados» para que cuando «el mundo vuelva a crecer», Gamesa pueda tener una «parte del pastel importante».

Ignacio Martín ha afirmado que la situación requería una «cirugía importante» y suponía una «necesidad» reducir en 100 millones sus costes fijos.

El presidente de Gamesa ha señalado que, para ello, «lamentablemente» tuvieron que realizar ajustes de personal y ha señalado, en relación a este tema, que «cada salida es un fracaso».

En todo caso, ha señalado que han intentado «mantener» todo lo posible «aquí» y «reducir más en el extranjero, aunque también ha pesado el sentido de negocio porque, si no, vigilar esas cosas es pan para hoy y problemón para mañana».

El responsable de Gamesa ha manifestado que el tema de ingeniería y del conocimiento está «aquí» y, respecto a sus fábricas en Euskadi y, en general, en el Estado, ha señalado que todo dependerá de los mercados que logísticamente tenga «sentido» que sean abastecidos desde este ámbito. «En la medida que lo podamos hacer, lo haremos, pero en la medida que no lo podamos hacer, desgraciadamente no nos temblará el pulso y, si tenemos que hacer ajustes, los haremos», ha apuntado.

Ignacio Martín ha indicado que, además de «vender lo que se pudiera vender» y de tener que ajustar la producción a las «ventas», lo que implicó «parar fábricas», la estrategia era «recortar con crecimiento». Por ello, se ideó un plan con una nueva gama de productos a un menor coste de energía. También se trabajó en el área de operación y mantenimiento, «maximizando» las capacidades, lo que les permitirá crecer en esté ámbito a doble digito.

Según ha manifestado, con todas estas medidas se empezó a percibir que Gamesa estaba siendo «realista» y aumentaba la confianza, ya que inicialmente los mercados «tenían dudas sobre lo que íbamos a hacer».

Ignacio Martín ha indicado que, desde el punto de vista de resultado recurrente, han superado el resultado de explotación y «lo más importante» es que se ha llegado a una deuda inferior a 500 millones de euros.

El presidente de Gamesa ha afirmado que se ha producido un saneamiento de balance «importante», que refleja «mucho más fielmente» la situación actual de la compañía. «La compañía queda con un balance fenomenal sin necesidad de inyección de capital», ha añadido. Por tanto, ha indicado que su credibilidad está «subiendo» y ha ganado «enteros». «Es otro peldaño más», ha asegurado.

Martín ha afirmado que las guías para 2013 «no se han modificado», por lo que la compañía «entrará en una situación de entre 1.800 y 2.000 megavatios (MWh), con un Ebit entre el 3 y el 5 por ciento» y con generación de caja positiva este año. En este sentido, ha indicado que, aunque el «mundo está complicado», en lo que depende de Gamesa «parecer que las cosas van y las cosas funcionan».

MARCO REGULADOR

El responsable de Gamesa ha afirmado se necesita un marco regulador «claro y estable» y ha asegurado que, desde el punto de vista del déficit, la energía eólica está siendo «maltratada». Ha añadido que paga «muchísimo más de lo que se merece».

En todo caso, ha defendido que las energías renovables tienen que jugar un papel «preponderante» y, aunque cree que en el corto plazo la situación es «complicada», en el medio y largo plazo tienen «sentido». Ignacio Martín se ha mostrado convencido de que la energía eólica tiene futuro y puede ser competitiva frente a otras energías y se mejorará en los próximos años. «La paridad puede ser una realidad», ha agregado.

Martín ha afirmado que la energía eólica tiene «su sitio» pero tiene una «desventaja» y «debilidad», que es «que no se sabe almacenar de un modo eficiente».

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!