Los cambios de estrategia corporativa ya están en muchas agendas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

¿Qué ha cambiado en las empresas en el primer año de pandemia? ¿Han virado estrategias, se ha invertido más en tecnología, cómo está afectando todo esto a los profesionales? Estas grandes preguntas que se plantean estos días los directivos de las empresas españolas y mundiales tienen su respuesta en una interesante investigación llevada a cabo por HP, digitalbiz Magazine, Quint y Larsen Digital Leaders. El informe en cuestión se denomina ¡Déjate de predicciones! y arroja luz sobre cómo están llevando los negocios esta particular transformación que ha acelerado la pandemia del Covid-19.

Se trata de ver cómo ha influido esta nueva situación comparada con la teoría del cisne negro que en su momento formuló el filósofo libanés Nassim Taleb en cuestiones críticas como la estrategia corporativa, el modelo laboral, la estrategia de costes, las inversiones en tecnología y la transformación en las personas dentro de las organizaciones (grandes y pymes). Como señala el Managing Partner Iberia de Quint, Javier Morgado, en la introducción del informe, “los resultados obtenidos permiten tomar la temperatura a las decisiones que están guiando la estrategia empresarial”.

innovación-y-transformación-digital

Estrategia corporativa: la vía de las fusiones y adquisiciones

Lo primero que llama la atención es que casi un tercio de las compañías consultadas en el estudio quieren pasar al ataque al considerar integrarse o adquirir nuevos negocios para seguir creciendo. Para este grupo, la crisis está abriendo nuevas oportunidades de compra tanto dentro como fuera de España.

Del mismo modo, mientras unos tienen clara esta estrategia de crecimiento, otros se encuentran en periodo de reflexión sin renunciar a planes de fusiones. Concretamente, el 28% de los directivos encuestados afirma que “se encuentran en un proceso de reflexión profunda” sobre su estrategia corporativa. A su vez, casi el 6% está inmerso en un proceso de búsqueda de nuevos accionistas, lo que podría facilitar todas de decisiones distintas o posibilitar nuevas sinergias. Teniendo en cuenta la suma de los porcentajes mencionados, se puede decir que tres de cada cuatro empresas en España se están repensando profundamente su estrategia corporativa. Solo un 27,97% de los participantes asegura que su hoja de ruta no tendrá cambios sustanciales.

Satisfacción con la adopción del teletrabajo

Otra de las grandes conclusiones de ¡Déjate de predicciones! es que la mayoría de los directivos (75,92%) se sienten conformes con la forma que han implantado el teletrabajo sus organizaciones. Solo el 4,82% de los encuestados sostiene que la remotización del trabajo ha sido inadecuada. Sin embargo, en este test no todo es blanco o negro, sino que hay una escala de grises que habría que valorar en torno al trabajo en remoto.

trabajando-en-remoto

Y es que hay que tener en cuenta el tamaño de cada empresa para saber con qué grado de éxito se ha implantado el teletrabajo en una compañía. Mientras que la satisfacción directiva alcanza un 85,64% en el caso de las grandes empresas, el porcentaje en los pequeños negocios se reduce al 64,82%. El estudio es claro a la hora de indicar que “el tamaño de las compañías está marcando ciertas barreras en términos de solvencia tecnológica”.

Teniendo en cuenta las respuestas obtenidas por los sectores de actividad, también destacan escalas de grises. Mientras el sector hospitality goza de un gran ratio de satisfacción a la hora de implementar el teletrabajo (81,82%), el del retail no llega al 50%.

La transformación de las empresas deriva en la transformación de las personas

Los cambios en las formas de trabajo, así como los que se avecinan en muchas estrategias corporativas están impactando en las personas y en la gestión de recursos humanos, tal y como refleja el estudio. Desde la perspectiva de las personas, la investigación apunta que los clásicos conceptos de misión y visión empiezan a ser reemplazados por los de principios y propósitos. Además de la gestión de la crisis sanitaria, cuestiones como el cambio climático y la apuesta por la sostenibilidad empiezan a tener impacto en los trabajadores, especialmente en la generación millennial. Los profesiones empiezan a demandar esta otra vertiente a sus empresas, pero también los negocios exigirán nuevas habilidades a los empleados desde este mismo año.

“Son malos tiempos para el inmovilismo”, cita el estudio, que se hace eco de que el 55,84% de las organizaciones que van a realizar contrataciones van a pedir habilidades muy aplicables al momento de transformación que están viviendo los negocios. Por ejemplo, la flexibilidad, adaptabilidad y la resiliencia, serán exigidas a los nuevos empleados por el 32,65% de las empresas. Otras destrezas como las capacidades de negociación o la resolución de conflictos tendrán que estar en el currículo de los candidatos para el 22,19% de las organizaciones. Son habilidades blandas que parecen encajar como anillo al dedo a un momento de transformación como el actual.

¿Cómo reducen costes las empresas?

Respecto a la estrategia de reducción de costes, opción bastante necesaria en tiempos de crisis, la tecnología tiene la palabra. Y es que el trabajo a distancia servirá para que el 44,36% de las empresas reduzcan costes en sus sedes físicas. Esta será la principal vía en este tupo de estrategia para los negocios consultados por el estudio. Solo un 14,07% de los encuestados mantiene que reducirían costes por la vía del despido de profesionales o de externalización de servicios. Por sectores, los más seguros para el empleo serán el tecnológico y el logístico, mientras que otros como el retail y hospitality estarían más abiertos a reducir a su staff mirando a los costes.

estrategia-de-costes

Sin duda, este dato bastante positivo para los datos de empleo en España, ya bastante afectados por el efecto del virus en la economía. No obstante, para que una estrategia de reducción costes sea transformacional, la apuesta debe ser la de automatizar y digitalizar procesos. Esa es la opción para el 20,21% de las empresas, las cuales estarán muy pendientes de la llegada final de los fondos del Plan NGEU.

Inversiones en tecnología: CEO y CIO se entienden

El otro indicador que marca el futuro de las empresas en España es el de la inversiones. Y en este punto también reinan las tecnologías. CEOs y CIOs van de la mano si se contemplan las respuestas del estudio. Herramientas para el trabajo remoto y ciberseguridad se llevan el 54,64% y el 57,21% de las inversiones, respectivamente. Para los responsables del estudio, “es buena noticia” que el área de TI se refuerce en este periodo. Una opción que refleja la estrategia de reducción de costes y que se dirige a consolidar “una economía más eficiente y de mayor valor añadido”.

¿Qué habría sucedido de no haberse dado la pandemia? Quizás las inversiones se hubieran dirigido a otras temáticas, ya que solo el 5,38% de los CEO se plantea en estos momentos inversiones en 5G. Calificada por muchos expertos como la gran revolución, parece que la implantación de la tecnología del 5G tendrá que esperar hasta que la pandemia vea su fin. “Es el peaje que debemos pagar a medio plazo a cambio del inevitable foco en el corto plazo”, sostiene el estudio.

Pros y contras de las tendencias de gestión actuales

Así las cosas, las conclusiones del estudio diferencian aspectos positivos y otros de riesgo sobre las opiniones recabadas. Mirando el vaso medio lleno:

  • Tecnologías y personas representan el centro estratégico para este año.
  • La mayoría de los negocios (dos tercios) apostarían por una reinvención de su estrategia corporativa.
  • Satisfacción general en la implantación del teletrabajo. Se seguirá invirtiendo en esta fórmula en los próximos meses.
  • La reducción de costes que planean las compañías está asociada a la tecnología y la productividad en la mayoría de los casos.

 

En el otro lado, el futuro podría estar marcado por una serie de riesgos como:

 

  • La ejecución de los cambios estratégicos corporativos.
  • La incertidumbre sobre la posible falta de talento relacionada con la ausencia de ciertas habilidades críticas para la transformación.
  • Brecha tecnológica entre grandes y pequeñas empresas.
  • Disparidad de impactos entre diferentes sectores de actividad.
Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!