3 de cada 10 directivos piensan que la diversidad es una prioridad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Es una de las conclusiones a las que ha llegado un informe de Accenture, en donde también se señala que cerrar esta brecha en la igualdad aseguraría incrementar los beneficios globales en las empresas en un 33%.

La mayoría de los directivos en España (75%) cree que un entorno o cultura de trabajo inclusivo es fundamental para el éxito de su negocio. Sin embargo, solo el 29% considera la diversidad una prioridad clave para su negocio, según el informe «Getting to Equal: El valor oculto de los Culture Makers”, realizado por Accenture, en más de 28 países.

El estudio desvela la brecha de percepción que existe en la forma en la que los directivos y los empleados ven el progreso hacia la igualdad. En este sentido, los empleados señalan que el fomento de la cultura de inclusión es fundamental para su desarrollo profesional -así lo afirman el 83% de mujeres y 71% de hombres-, pero no ven ningún progreso en los esfuerzos de los directivos para construir un lugar de trabajo más igualitario.

Mientras que el 72% de los directivos consultados en España consideran que crean ambientes que fomentan el sentido de pertenencia, solo el 20% de los empleados está de acuerdo con esta afirmación. Además, la proporción de empleados que no se sienten incluidos en sus organizaciones es seis veces mayor de lo que creen los ejecutivos (3% frente al 19%, respectivamente). Sin embargo, cabe destacar que España no es de los países con los resultados más dispares. La proporción de trabajadores que no se sienten incluidos en su organización, a nivel global, es diez veces mayor.

El estudio también destaca que estrechar esta brecha de percepción en un 50% aceleraría la carrera de mujeres y hombres y, además las compañías podrían incrementar sus beneficios a nivel global un 33%, lo que supondría 3,7 billones de dólares. Las compañías en Asia podrían incrementar sus beneficios 1,35 billones de dólares, en Estados Unidos 1,05 billones de dólares, en Europa 850.000 millones de dólares, en Latinoamérica 200.000 millones de dólares, en Canadá 120.000 millones de dólares y en África y Oriente Medio 170.000 millones de dólares.

¿Qué ocurriría en España si la brecha de género se redujese a la mitad?

En España, si la brecha se redujese a la mitad:

  • La proporción de mujeres que se sienten miembros clave dentro de su equipo, con influencia real en las decisiones, pasaría de 1 de cada 6 a más de 1 de cada 3.
  • La proporción de mujeres que aspirarían a alcanzar una posición de liderazgo en su organización aumentaría hasta el 22%.

«La creación de una cultura de igualdad debe estar en primera línea de cualquier plan de negocio. Hay que interiorizar la creencia de que la diversidad no es solo lo correcto, sino un imperativo de negocio, igual que cualquier otra prioridad estratégica», afirma María José Sanz Jiménez, managing director y responsable del Comité de Igualdad y Diversidad de Accenture en España, Portugal e Israel. «Cuando se da prioridad a una cultura fuerte e igualitaria en el lugar de trabajo, todo el mundo se beneficia y, como resultado, las organizaciones obtienen una mayor innovación y crecimiento». 

desigualdad en las empresas

¿Qué son los Culture Makers?

El informe identifica, asimismo, a un pequeño porcentaje de directivos —denominados ‘Culture Makers’— que están más comprometidos en crear culturas de igualdad. Estos reconocen la importancia de factores como la transparencia de los salarios, permisos familiares y la libertad de ser creativos para ayudar a los empleados a prosperar.

Los Culture Makers son más propensos a pronunciarse sobre una serie de cuestiones relativas al lugar de trabajo, como la igualdad de género (52% frente al 35% de todos los directivos encuestados a nivel global) y el acoso y la discriminación sexual (51% frente al 30%). Se responsabilizan y dirigen organizaciones que tienen casi el doble de probabilidades de haber anunciado públicamente su objetivo de contratar a más mujeres.

Si bien solo el 6% de los directivos encuestados a nivel global son Culture Makers, estos representan un grupo más equilibrado en cuestión de género en comparación con el grupo total de encuestados (45% de mujeres frente al 32% en el grupo total). Además, un 68% de ellos son millenials y son más propensos a liderar organizaciones donde los empleados prosperan, así como la innovación y el compromiso, y en el que los beneficios son casi tres veces más altos que los de la competencia.

Lograr una cultura de igualdad

En el informe también se introducen medidas para ayudar a cerrar las brechas de percepción e impulsar el progreso. La investigación vuelve a recordar que un liderazgo audaz, un plan de acción global y un entorno que facilite el empoderamiento son los pilares para crear una cultura de igualdad:

  • Liderazgo audaz – Los directivos deben creer que la cultura importa y darle prioridad. Por ejemplo, establecer un punto de referencia para el progreso hacia una cultura de igualdad mediante el establecimiento y la publicación de objetivos; y recompensar y reconocer a los directivos y equipos en su evolución. Una cultura de igualdad comienza en lo más alto.
  • Plan de acción global – Ir más allá de los datos. Los directivos deben buscar un diálogo sincero y continuo con los empleados y buscar otros canales de comunicación como el cara a cara, focus group o reuniones en grupo. Además, las conversaciones ayudan a captar mejor la respuesta de los empleados y potencian el liderazgo para impulsar el cambio.
  • Entornos que facilite el empoderamiento – Fomentar y cultivar a los Culture Makers. Crear oportunidades para que los futuros Culture Makers opten por asumir funciones específicas relacionadas con la cultura en sus oficinas o departamentos; y encontrar formas de reunir a los directivos y a los empleados con esa cultura para desarrollar soluciones específicas y aplicables. 
Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!