El pintor Fernando Zóbel es el padrino póstumo del Primer Día de Cosecha 2023 de Castillo de Canena

.

A pesar de una temporada muy dura y condicionada por la climatología, Castillo de Canena presenta satisfactoriamente uno de los aceites más emblemáticos del mercado. El Primer Día de Cosecha 2023 ya es una realidad y en esta edición se ha querido rendir homenaje a la figura y obra del pintor filipino-español Fernando Zóbel, cuyo centenario se cumple en el año 2024. La adaptación de dos trabajos suyos aparece en la botella roja de la decimoctava edición de esta referencia.

Se ha hecho esperar, pero ya se ha lanzado oficialmente el Primer Día de Cosecha 2023 de Castillo de Canena, uno de los mejores aceites de oliva virgen extra del mundo. La XVIII edición de este caldo es el resultado de todo un año de esfuerzo de los agricultores de la marca jienense, pues esta temporada es una de las más duras que se recuerdan.

A pesar de todo, la casa no ha escatimado en recursos a la hora de mimar todo el proceso para lograr el ya clásico aceite de la botella roja. Así lo ha hecho desde su primera edición en el año 2003 y así lo seguirá haciendo durante los próximos años en la producción de estos zumos tempranos y tan equilibrados.

Porque este proceso crítico de la agricultura de precisión es, además, un homenaje a la mística y al trabajo en el campo. La cosecha se realiza justo en el momento más idóneo de los pagos que se han ido seleccionando durante meses.

Gracias a la recolección temprana de las aceitunas, Castillo de Canena logra con estos aceites un sabor más intenso y un incremento de los compuestos fenólicos y del porcentaje de ácido oleico que contienen los frutos. La tradición y la artesanía que siempre han marcado al sector de agroalimentario se dan la mano con la innovación tecnológica, presente para comprobar en tiempo real la situación fisiológica de los olivos y actuar en consecuencia.

primer día de cosecha castillo de canena 2023

Así ha transcurrido la dura temporada para Castillo de Canena

El director general de Castillo de Canena, Francisco Vañó, valora esta cosecha como “especialmente difícil y complicada”. A lo largo de la temporada, el responsable de la entidad asegura que todos los árboles han contado con riego localizado, pero comenzaron a florecer tres semanas antes de lo habitual.

La climatología de este año, marcada por días extremos de calor y falta de precipitaciones, ha causado esta atípica situación. En este balance, el director general concreta que las temperaturas durante finales de abril y la primera quincena de mayo “quemaron la mayor parte de los botones florales, reduciendo drásticamente el cuajado de los frutos”.

El resultado de este clima ha derivado en un menor número de aceitunas en los árboles, zonas de carga muy dispares y un envero de los frutos muy rápido.

“Este es el escenario al que nos hemos enfrentado y del que hemos logrado salir airosos gracias a la involucración de los equipos humanos, el empleo de maquinaria de alta tecnología y de sistemas de refrigeración integral y un escrupuloso proceso de selección de Pagos y frutos. El esfuerzo ha sido intenso, pero estamos muy satisfechos con los zumos que hemos obtenido un año más: AOVEs de perfiles sensoriales potentes y de gran carácter, pero, a la vez, armónicos y equilibrados”, concluye Francisco Vañó.

Un homenaje al pintor Fernando Zóbel

Celebrando los 100 años del nacimiento de Fernando Zóbel (Manila, Filipinas, 1924 – Roma, Italia, 1984), el Primer Día de Cosecha de este año rinde homenaje al destacado pintor y empresario filipino-español, por su contribución al arte y al desarrollo cultural en España y Filipinas. Sus viajes por el mundo fueron numerosos, con especial atención a su conexión entre la Península Ibérica y Filipinas.

Tras sus primeras exposiciones en los años 50, Zóbel comienza su evolución como pintor abstracto, desarrollado un estilo muy particular. Las obras del artista son de apariencia simple, aunque detrás esconden una planificación quirúrgica. “Mi pintura siempre ha sido calmada. Busco el orden en todo lo que me rodea. En el orden, en el sentido más amplio de la palabra, busco la razón de la belleza”, dijo el artista.

El pintor fundó en España el Museo de Arte Abstracto Español en las Casas Colgadas de Cuenca y colaboró en el diseño de varios museos más. Entre sus reconocimientos, destaca la medalla de Bellas Artes de España y la medalla presidencial del Mérito de Filipinas.

En 1980 donó todo fondo al museo que el creó y a la Fundación Juan March, la cual sigue manteniéndolo y gestionándolo actualmente. Es a esta Fundación, a Ayala Foundation y a la familia Padilla Zóbel a quien Rosa Vañó, directora comercial de Castillo de Canena, ha agradecido su colaboración para apadrinar el Primer Día de Cosecha 2023.

“La adaptación gráfica de dos magníficos cuadros de Fernando Zóbel a nuestra etiqueta, como son sus cuadros “Dos de Mayo IV”, propiedad de la Fundación Juan March -en nuestra botella de picual- y su cuadro “Luz Pálida, II”, propiedad de Ayala Foundation -en nuestra botella de arbequina-, nos brinda la posibilidad de homenajear a tan insigne representante de la cultura hispanofilipina en el centenario de su nacimiento. Fernando Zóbel representa como pocos la universalidad y la atemporalidad de la creatividad y el talento, valores que tanto admiramos desde Castillo de Canena”, ha afirmado Vañó.

Zóbel se suma a otros protagonistas que ya han formado parte en el diseño de esta icónica botella de aceite de oliva virgen extra: Sara Navarro, Enrique Ponce, Joaquín Berao, Ainhoa Arteta, Manolo Valdés, Pau Gasol, Alejandro Sanz, Fernando Alonso, Roberto Verino, Raphael, Álex de la Iglesia, Sara Baras, Juan Eslava Galán, Juan Echanove, Carlos Sainz y Juan Luis Guerra.

recolección de aceituna en Castillo de Canena

La cata del Primer Día de Cosecha 2023

La decimoctava edición del Primer Día de Cosecha estará presente en más de 60 países. Llegará a los mercados en sus ya clásicas dos varietales: Picual y Arbequino. 

La primera de las referencias – Picual – se presenta como un aceite de color verde intenso, frutado vigoroso y con notas vegetales a hoja de olivo, hortalizas y plantas aromáticas que recuerdan a campo y a zonas agrestes. Su paso en poca es intenso y complejo desde su entrada y sorprende por su equilibrio y frescor. De sabor amargo, ofrece un picante equilibrado que evoluciona y desaparece con lentitud y persistencia. Presenta una ligera astringencia de hoja con un retrogusto mentolado de albahaca.

El Primer Día de Cosecha Arbequino es un caldo más dorado con aromas a hierba recién cortada y aceituna verde, que destaca sobre otros más frutales en su punto fresco, pero dulce de maduración. Su entrada en boca es ligera y su paso es muy agradable y suave con idénticas sensaciones que las percibidas en nariz con notas verdes y frescas de hierba y alloza, que evolucionan a sensaciones frutales dulces pero verdes en un segundo plano y que recuerdan a una compota de manzana verde, pera y cáscara de plátano maduro. Es muy armónico y largo en su retrogusto, con un amargo y picante muy equilibrado que desaparece con rapidez evolucionando en garganta hacia un toque de pimienta blanca.

 

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!