Un retroceso a la crisis financiera: volverán las refinanciaciones y la morosidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

Tras ralentizarse el volumen de créditos al sector privado en el periodo de recuperación de la pasada crisis financiera, el Covid hará que vuelva a revertirse esta tendencia con más morosidad y refinanciación de créditos concedidos a entidades no financieras.

Un informe de Singular BankRiesgos y vulnerabilidades de la entidades de depósito españolas – pone de manifiesto la futura vuelta a las necesidades de refinanciación de créditos concedidos al sector privado (no financiero), así como un incremento en el índice de morosidad. El recorrido comparativo de estos créditos desde la crisis financiera hasta la actual del coronavirus es el principal argumento de Singular Bank en su análisis. Es el siguiente:

En España, durante la crisis financiera el volumen de crédito de las entidades de depósito al sector privado no financiero alcanzó su máximo histórico al situarse en 1,8 billones de euros en noviembre de 2008 (162% del PIB). Desde el 4T de 2009, estas entidades han reducido progresivamente su stock de crédito, tanto por el menor incremento de nuevas operaciones como por la amortización de los préstamos ya existentes en sus balances. Sin embargo, esta tendencia a la disminución del crédito al sector privado se ha ralentizado significativamente desde 2013 en un contexto de recuperación económica. En concreto, en 2019 el saldo vivo en las entidades de depósito se redujo hasta 1,14 billones de euros (91,2% del PIB), un 1,3% menos que el año anterior, frente al promedio anual de un 3,7% en la última década.

Asimismo, las nuevas operaciones de crédito a hogares y sociedades no financieras también se moderaron significativamente en 2019,  incrementándose un 1,9%  interanual, frente a un 15,5%  interanual  en  2018.  Esta  evolución  se  enmarca  en  un  contexto  de  ralentización de la generación de empleo y de inestabilidad política. Por su parte, el peso de los créditos refinanciados en el balance de las entidades de depósito descendió hasta un 5% del total del crédito al sector privado, la mitad de lo que representaba en 2016. Por otro lado, la ratio de créditos dudosos disminuyó hasta un 4,8% en diciembre de 2019, 9,2 pp inferior al máximo alcanzado en 2014 (14%). Sin embargo, se mantuvo significativamente más elevada en la cartera de empresas en un 6,3%, frente al 4,1% de la de hogares.

Con el Covid-19: más morosidad y más refinanciaciones de crédito

Si  bien estas variables han mostrado una evolución positiva desde la  crisis  financiera, la disrupción del Covid-19 y su impacto sobre la   actividad económica revertirán estas tendencias, principalmente en el   caso de las ratios de morosidad y de refinanciaciones.

refinanciación de crédito

Según los datos preliminares  de comienzos de 2020, hasta febrero el retroceso del volumen de crédito al sector privado no financiero se ha   moderado especialmente en los hogares, mientras que se ha estabilizado en las empresas. A pesar de que la economía española  podría sufrir  una  contracción  del  PIB de hasta un 12,4% anual por la crisis del Covid-19, según el Banco de España, las medidas de estímulo fiscal adoptadas previsiblemente revertirán la tendencia descendente del stock de crédito de las entidades de depósito. 

En  este  sentido, el programa de avales a empresas a través del ICO  aprobado el pasado mes de marzo contribuirá a aumentar el flujo de crédito al sector productivo. No obstante, el impacto de la recesión  económica en las entidades financieras no será homogéneo, ya que está   condicionado a su exposición crediticia a los sectores especialmente  sensibles a la crisis del Covid-19, entre otros factores.

Entre las ramas de actividad más afectadas destacan las manufacturas integradas en las cadenas de valor globales, el transporte, la hostelería y el comercio al por menor. En concreto, en 2019 la exposición crediticia de las entidades de depósito a estos sectores representaba un 22,5% del crédito a pequeñas y medianas empresas, y un 21% a grandes empresas.

Por sectores, la mayor exposición se concentraba en servicios, con un peso superior al 15% del total del crédito a sociedades no financieras, aunque con diferencias significativas según el tamaño medio de las empresas. En  el  caso de las pequeñas y medianas, ésta es mayor en la hostelería y en  resto de servicios, mientras que en el segmento de grandes empresas tiene mayor peso la del comercio al por menor.

A su vez, el volumen de crédito concedido a los sectores más sensibles a la crisis sanitaria, tanto en el segmento de pequeñas y medianas empresas como en el de grandes, representa en torno a un 20% del total del activo de las entidades de depósito.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!