Cotec busca convertirse en palanca de innovación y afirma que el I+D+I es «la única manera» de mejorar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

.

texto alternativo
 

El presidente de la Fundación Cotec, Juan Miguel Villar Mir, ha destacado este viernes la intención de esta organización de convertirse en palanca para la innovación en España y ha asegurado que el I+D+I es «la única manera» de mejorar en relación a la productividad y el bienestar en la sociedad.

SEVILLA, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Fundación Cotec, Juan Miguel Villar Mir, ha destacado este viernes la intención de esta organización de convertirse en palanca para la innovación en España y ha asegurado que el I+D+I es «la única manera» de mejorar en relación a la productividad y el bienestar en la sociedad.

En la presentación de un debate para que Andalucía participe activamente en la definición del futuro sistema español de innovación que el país necesita para mejorar su competitividad, Villar Mir, también presidente de OHL, ha explicado los cinco comités creados – Economía, Entorno empresarial, Empresa Innovadora, Relación con Administraciones Públicas y Relaciones Internacionales– para conseguir el objetivo propuesto.

En este encuentro han estado presentes el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado; el presidente de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), Joaquín Moya-Angeler; el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), sede que ha acogido el evento, Javier González de Lara; y el director general de la Fundación Cotec, Juan Mulet.

Como base del debate celebrado en Sevilla, como parte de una ronda con expertos de los ámbitos públicos y privado, se ha usado como el informe de Cotec 'La innovación española en 2020', que apunta que el gasto en I+D de las empresas españolas tendría que alcanzar los 24.800 millones de euros en 2020, frente a los 7.500 millones de euros de 2010, lo que exigiría un crecimiento del 12,7 por ciento anual, que Cotec considera alcanzable.

La celebración de este debate en Andalucía responde a la posición de referencia de la comunidad en materia de I+D, ya que según los últimos datos de la Estadística sobre Actividades de I+D en España, publicada recientemente por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en 2012 fue la tercera Comunidad Autónoma que registró un mayor gasto en I+D, sólo por detrás de Madrid y Cataluña. Además, tanto la Junta de Andalucía como CTA colaboran muy estrechamente con la Fundación Cotec, una iniciativa para la transformación de la economía y la sociedad españolas sobre la base de la utilización del conocimiento que han impulsado desde sus inicios.

Durante la presentación, el consejero de Economía ha apostado por «reorientar el sistema público de investigación a las necesidades de las empresas para aumentar el gasto privado en I+D y aprovechar mejor esa inversión», mientras que el presidente de CTA, Joaquín Moya-Angeler, ha subrayado subrayó que «no se puede echar por la borda el gran esfuerzo público y empresarial en I+D acometido en los últimos diez años», por lo que «urge actuar para situar Andalucía y España al nivel que merecen y necesitan para competir».

Por su parte, el presidente de Cotec, Juan-Miguel Villar Mir ha indicado que además de ofrecer a la sociedad española una propuesta del sistema de innovación que debería tener el país y cómo llegar a él, con este debate «pretendemos contribuir a reducir el pesimismo, ofrecer razones para confiar en la tecnología española, estimular a los emprendedores y evidenciar las trabas sociales y administrativas que frenan el desarrollo de la empresa innovadora».

El director general de Cotec, Juan Mulet, ha detallado los contenidos del informe 'La innovación española en 2020' en el que se describe la situación actual del sistema español de innovación desde una óptica empresarial y aborda la posición competitiva de España, un análisis de la productividad de la empresa española y la situación de la innovación, así como algunas propuestas de cómo debería ser el sistema español en torno a 2020 para estimular el debate. El documento señala que «España tiene la imperiosa necesidad de crear el valor que le permita mantener el nivel de bienestar alcanzado y eso sólo se consigue con más productos y servicios capaces de competir en el mercado global».

Entre otras propuestas, el informe de Cotec indica que España debería marcarse el mismo objetivo que el resto de la UE de alcanzar el tres por ciento del PIB dedicado a I+D en 2020, y que dos tercios del gasto fuera aportado por empresas y el tercio restante por la Administración. Esto supondría que las empresas españolas tendrían que dedicar 24.800 millones de euros a I+D en 2020, cuando en 2010 dedicaron 7.500 millones, es decir, sería necesario un crecimiento anual del 12,7 por ciento, un objetivo que sería alcanzable y necesario. También apunta otros retos, como mejorar la orientación de la investigación y las patentes a las necesidades empresariales.

El documento también propone la mejora de la formación y la incorporación de mano de obra cualificada por parte de las empresas para mejorar su capacidad tecnológica, fomentar la creación de empresas de base tecnología y el aumento del tamaño de las empresas, una mayor orientación a la internacionalización, idear fórmulas de financiación que rebajen el riesgo financiero y faciliten la inversión privada en proyectos de innovación, reducir las trabas administrativas y mejorar la cultura innovadora y científica de la sociedad española.

Entre los puntos débiles del sistema público de I+D se apunta a la escasa gobernanza en la transferencia de tecnología, la falta de marketing tecnológico (las empresas desconocen las capacidades del sistema público de I+D para resolver sus problemas), el reducido tamaño de los grupos de investigación y el escaso número de investigadores senior dedicados a transferencia.

«APROVECHAR MEJOR LA INVERSIÓN»

El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado, ha apostado por reorientar el sistema público de investigación a las necesidades de las empresas para aumentar el gasto privado en I+D y, sobre todo, «para aprovechar mejor esa inversión».

Así ha señalado que, en línea de lo marcado por el Horizonte 2020 (programa europeo que financia los proyectos de investigación e innovación), la Junta de Andalucía está inmersa en la elaboración de un nuevo Plan de Investigación para Andalucía (PAIDI), «documento estratégico que supondrá un impulso importante a la transferencia de conocimiento y a la participación del sector privado en las actividades de I+D».

De la misma forma, ha indicado que el Gobierno andaluz también tiene en formulación la Estrategia Regional de Especialización Inteligente, alineada con la RIS3 europea, una estrategia que «reorientará las inversiones y esfuerzos hacia sectores con mayor impacto en el tejido social y productivo».

En este sentido, ha recordado que, con objeto de «anticiparnos a las nuevas exigencias comunitarias en materia de industria», la Junta cuenta con el informe 'Andalucía antes los retos de la nueva política industrial europea', realizado por Corporación Tecnológica de Andalucía. Este documento ofrece una perspectiva sólida del posicionamiento y de las oportunidades del nuevo marco europeo en base a nuestras capacidades y necesidades en el campo científico e industrial.

«Tenemos capacidad y potencial para acometer un trabajo ingente, pero con posibilidades de éxito», ha subrayado, para explicar posteriormente el «cambio estructural» que ha experimentado Andalucía en materia de I+D en los últimos 20 años. Las patentes se ha multiplicado por cuatro y los contratos de I+D con empresas por diez; la producción científica se ha multiplicado por 8, aportando Andalucía casi el 15 por ciento de la producción nacional, y la región ha configurado una comunidad científica de más de 2.000 grupos de investigación y cerca de 30.000 investigadores.

Por otra parte, el consejero ha hecho un análisis de las prioridades políticas y presupuestarias de la Comisión Europea para el periodo 2014-2020, que consideran la competitividad un «factor determinante» para el crecimiento económico a medio y largo plazo para el conjunto de regiones europeas.

Mira nuestras
Últimas noticias relacionadas
¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

¡Suscríbete a nuestra revista!